Una redada matutina realizada por un grupo de agentes federales atrapó a un adolescente de Tampa, Florida, quien según ellos hizo el mayor hack en la historia de Twitter.

Los agentes del orden público de Florida que trabajan con el FBI, el IRS y el Servicio Secreto arrestaron a Graham Clark, de 17 años, por su presunta participación en el hack de Twitter que pirateó las cuentas verificadas de personas como el ex presidente Barack Obama, el aspirante a la presidencia Joe Biden, el magnate de los negocios Elon Musk, Kanye West y otros.

Una vez que las cuentas fueron comprometidas, el hacker procedió a twittear desde estas cuentas para anunciar falsos regalos pidiendo pequeñas sumas de dinero en efectivo a cambio de grandes sumas. En total, el hacker se llevó unos 120.000 dólares en monedas.

Clark se enfrenta a 30 cargos por delitos graves, entre ellos fraude organizado, múltiples cargos de fraude en las comunicaciones, múltiples cargos de uso fraudulento de información personal y acceso informático no autorizado. El Fiscal del Estado del Condado de Hillsborough, Andrew Warren, dijo en un comunicado de prensa que los funcionarios "no pueden comentar si trabajó solo" en este momento.

Graham Clark, autor del hack a Twitter.

El fiscal también afirmó que Clark "no es un joven ordinario de 17 años", y será juzgado como un adulto a pesar de ser menor de edad. Los funcionarios también están investigando los daños que superan los 120 dólares que Clark supuestamente robó. Es posible, por ejemplo, que Clark haya accedido y descargado los mensajes directos de las cuentas que comprometió, aunque Twitter afirma que ninguna cuenta verificada tuvo sus mensajes directos comprometidos. Otras siete cuentas no verificadas tenían información personal descargada, según la empresa.

Twitter aclaró que el hacker obtuvo acceso a las herramientas de administración después de un ataque de phishing de ingeniería social. Esto implicó llamar a los empleados de Twitter y hacerse pasar por otros empleados de la compañía para manipular a las víctimas a fin de divulgar información como las credenciales de acceso.

Clark está actualmente detenido en una cárcel de Tampa y podría tener su primera comparecencia en el tribunal mañana mismo, dijo Warren.