El gobierno de Argentina está tomando medidas enérgicas contra el comercio de Bitcoin y otras criptomonedas en el país para erradicar el lavado de dinero y otras actividades ilegales. Pero las últimas medidas del país contra los activos digitales pueden, de hecho, tener más que ver con un intento de evitar una mayor devaluación de su moneda nacional, el peso, según los observadores.

Según un reporte del periódico El Cronista, la Unidad de Información Financiera (UIF) de Argentina está buscando controles más estrictos sobre el comercio de Bitcoin y otras Criptomonedas. La UIF es un organismo gubernamental que supervisa el cumplimiento de las leyes contra el blanqueo de dinero,

"En los últimos tiempos se observa un incremento de las operaciones realizadas a través de activos virtuales", dijo el presidente de la UIF, Carlos Alberto Cruz, en un comunicado la semana pasada. Estas transacciones "podrían estar siendo efectuadas por personas que pretenden soslayar los estándares internacionales y evitar el sistema preventivo de lavado de activos", dijo.

Carlos Alberto Cruz, Presidente de la Unidad Financiera de Argentina. Imagen: Infobae

La Unidad de Información Financiera de Argentina dijo que su objetivo es reunir más información sobre las personas y entidades involucradas en el trading de Bitcoin y el resto de criptomonedas, a la vez que ordenó a una gran cantidad de instituciones, desde bancos y compañías de tarjetas de crédito hasta bolsas y fondos mutuos, que informen sobre actividades sospechosas. Otras entidades, como las empresas de correo y transporte, los corredores de bolsa, las ONG e incluso las galerías de arte y las ligas deportivas, serán objeto de un mayor escrutinio por parte de la UIF.

Pero el momento de la jugada es revelador. Como señaló El Cronista, la orden de la UIF llega en un momento en que el gobierno está en medio de la lucha contra los "mercados de cambio paralelos" que ven a los ciudadanos argentinos arrojar pesos por monedas extranjeras más estables.

Como explicó en Twitter Franco Amati, fundador del Centro Bitcoin de Buenos Aires, el gobierno de Argentinaestá tratando de evitar la práctica de que los ciudadanos compren Bitcoin y criptomonedas con pesos argentinos y los conviertan en dólares estadounidenses en las divisas.

Esto mientras que en Argentina el volumen de comercio de Bitcoin y otras criptomonedas sube casi a la misma velocidad a la que su economía decae. Argentina, de hecho, comenzó el 2020 con un pico significativo en el comercio de Bitcoin en intercambios peer-to-peer, y BTC en varias ocasiones durante el año se ha comerciado con una prima dentro del país. (Curiosamente, lo mismo ocurrió brevemente con la stablecoin DAI, que también es muy popular en Argentina).

Otros observadores también acudieron a Twitter para expresar sus preocupaciones. El prominente comerciante y analista de mercados de criptomonedas con sede en Venezuela, David Battaglia, condenó la medida como una estratagema diseñada para "confiscar la poca riqueza que les queda a los argentinos".

El abogado e inversor mexicano Micky Sierra también advirtió que la situación podría volverse peligrosa para los traders en Argentina si la UIF comienza a buscar la confiscación de los fondos de criptomonedas que sospecha que han estado involucrados en actividades ilegales.