Tips

  • El grupo de hackers REvil anunció que subastará los datos de Madonna.
  • Anteriormente ha subastado datos sensibles sobre el presidente de los EE.UU. Donald Trump.
  • El grupo solía aceptar Bitcoin pero cambió a Monero después de darse cuenta de que las autoridades pueden rastrear las transacciones de Bitcoin.

Un grupo de hackers que anteriormente subastó datos sensibles sobre el presidente de los EE.UU. Donald Trump, ahora están subastando información sobre la estrella del pop Madonna. La subasta de los hackers comenzará el 25 de mayo y la puja inicial es de 1 millón de dólares pagaderos sólo en la moneda de privacidad Monero.

REvil, el grupo de hackers responsable de los ataques, anunció el lunes en su último comunicado de prensa —sí, leíste bien— que están subastando datos sobre la estrella del pop de 61 años.

La subasta viene con algunas reglas: la información sólo irá en un sentido, la transacción se mantendrá confidencial, los hackers borrarán su copia de los datos y el comprador podrá hacer lo que quiera con los datos.

Imagen del comunicado de los hackers anunciando la subasta en Monero. Imagen: REvil

La nueva subasta sigue el aparente éxito de la anterior subasta de los hackers en Monero para vender datos sobre Donald Trump. Los hackers afirman que un grupo de inversores compraron los "trapos sucios" sobre Trump y que estaban "satisfechos con el trato y mantienen su palabra".

A los votantes de las próximas elecciones presidenciales, les dijeron: "Podemos hacerles saber que después de tal publicación, ciertamente no quieren verlo como presidente".

No está claro si estaban fanfarroneando y se sabe poco sobre el grupo. Pero lo que sí se sabe es que obtuvieron los datos de un bufete de Nueva York, Grubman Shire Meiselas & Sacks, entre cuyos clientes se encuentran celebridades de alto perfil, entre ellos Elton John y Lady Gaga (pero no Trump).

El 14 de mayo, el grupo filtró datos sobre Lady Gaga. Se filtraron más de 3.000 archivos en 350 carpetas. Informes de gastos, acuerdos de confidencialidad y certificados de compromiso estaban entre la información filtrada, según DarkOwl.com.

Actualmente el grupo de hackers está exigiendo al bufete un rescate de 42 millones de dólares en Monero, que aún no ha sido pagado. "Declárenlo un acto de terrorismo", dijeron los hackers, refiriéndose a la atribución de Grubman como tal. "Su posición es su elección. Esto no afectará a nuestro trabajo de ninguna manera."

Antes solía aceptar Bitcoin, pero los hackers se cambiaron a Monero después de darse cuenta de que las autoridades pueden rastrear las transacciones de Bitcoin.