Siguiendo la tradición de aumentar los salarios en Venezuela en conmemoración del Día del Trabajador, el gobierno de Nicolás Maduro anunció a principios de esta semana que el salario mínimo mensual en el país se incrementará cerca de un 100%.

Eso significa que los venezolanos pasarán de ganar un salario mínimo de 250.000 bolívares al mes a percibir 400.000 bolívares... o un poco más de 2 dólares

Traduciendo esto en términos de la criptomoneda oficial del país, el salario mínimo mensual venezolano se fijará ahora en 0,039 Petros (0,0003 BTC) a partir del 1 de mayo. Para poner esto en perspectiva, es suficiente dinero para comprar aproximadamente un kilo de carne, según cifras compartidas por el periódico venezolano Tal Cual.

Una de las razones que el gobierno venezolano ha citado para crear el Petro fue para escapar de la especulación de precios del dólares a través del comercio no regulado en Cúcuta, Colombia. Después de todo, en Venezuela, los dólares americanos son muy buscados por el público.

Ante la imposibilidad de que la economía venezolana se dolarizara completamente, Maduro hizo lo más parecido: su gobierno fijó el precio del Petro al precio del petróleo -que se cotiza en dólares- y prometió en su momento anclar el salario mínimo al Petro.

Maduro prometió inicialmente fijar el salario mínimo en 0,5 Petros (aproximadamente 30 dólares) y dio instrucciones a su administración para proceder con los pasos necesarios para hacer esto una realidad.

Pero eso nunca ocurrió.

En su lugar, el gobierno de Maduro creó un segundo Petro —una "unidad de cuenta" que no tenía nada que ver con la criptomoneda— y fijó el precio de dicha unidad en 80.000 bolívares. Esto, en efecto, fijó el salario mínimo mensual en 40.000 bolívares, que, en ese momento, era de alrededor de 2 dólares, cambiando todo para no cambiar nada.

La medida provocó reclamosen todo el país, ya que el público exigió los 0,5 petros "reales" mensuales que se prometieron, lo que habría supuesto más de 10 veces el nuevo salario mínimo.

Pero incluso si el gobierno de Maduro hubiera podido cumplir con su promesa inicial, esa cifra no es suficiente para alimentar a una pequeña familia durante un mes en Venezuela, según el Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores. La organización estima que se requieren aproximadamente 77 salarios mínimos mensuales para comprar suficiente comida para una pequeña familia, y más de 100 salarios a este ritmo para cubrir el resto de sus necesidades.

En otras palabras, a pesar de la publicidad, parece que el Petro no salvará a Venezuela en un futuro próximo.