En Resumen

  • IOTA cerró después de un hack. Este fin de semana, la Fundación anunció que lo volvería a abrir sus operaciones.
  • La reactivación será el 10 de marzo.
  • La interrupción abrió el debate sobre la centralización del proyecto.

El equipo responsable del cierre temporal de la blockchain "descentralizada" IOTA el mes pasado, anunció el sábado que lo volverá a activar el próximo martes, 10 de marzo.

El 12 de febrero un ataque a IOTA resultó en el robo de varios millones de dólares en tokens IOTA. Al día siguiente, la Fundación IOTA anunció que había "pausado" al Coordinador —el nodo de la IOTA que valida las transacciones de la red.

El hack, que IOTA determinó que probablemente involucraba el robo de frases de semillas, afectaba a cualquiera que usara la versión de escritorio de la cartera de IOTA, Trinity, desde el 19 de diciembre de 2019 hasta el 17 de febrero de 2020.

El sábado, el equipo anunció el comienzo de una fase de "migración de semillas", en la que los clientes afectados por el hack deberían sus fondos de las direcciones con semillas potencialmente comprometidas a una nueva dirección con una frase semilla no afectada.

Si un cliente en riesgo no mueve sus fondos, "existe la posibilidad de que las fichas asociadas a su semilla sean robadas una vez que el coordinador sea habilitado de nuevo", escribió la Fundación en una entrada del blog.

El hecho de que la Fundación IOTA apagara la red demostró a sus críticos que el protocolo no es totalmente descentralizado o de código abierto, como se espera para un proyecto de cadena de bloques.

Además, la Fundación se negó temporalmente a publicar el código fuente de la nueva herramienta, y, aunque ha sometido la nueva herramienta a una auditoría externa, está "segura de que hace exactamente lo que debe hacer — y nada más".

"En esta situación de coacción después de un exitoso ciberataque, esperamos que se nos perdone por haber tomado precauciones de seguridad adicionales", escribió el equipo.

En el futuro, la Fundación IOTA podría hacer caso a su propio consejo: "Al eliminar la necesidad de terceros de confianza como guardianes y árbitros de la verdad, surgen enormes ganancias de eficiencia, oportunidades de innovación y nuevas propuestas de valor", dicen en su declaración de misión.