En Resumen

  • Brave considera que las autoridades británicas podrían hacer más para romper el monopolio de Google.
  • Presentó una carta pidiéndoles que hicieran cumplir las regulaciones que harían eso posible.
  • Brave es un competidor de Google.

El navegador de protección de la privacidad Brave ha enviado una carta a las autoridades británicas en la que argumenta que el hecho de que no aplique el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) permite el monopolio de Google, según anunció ayer.

Su presentación a la Autoridad de Competencia y Mercados del Reino Unido, presentada el 12 de febrero, argumenta que la aplicación de la GDPR -la principal ley de protección de datos y privacidad de Europa- "neutralizaría la ventaja injusta de Google".

Según Brave, Google tiene la capacidad de combinar todos sus datos como quiera, sin ninguna regulación de la Autoridad de Competencia y Mercados, y utilizar esos datos para obtener beneficios. Pero si no fuera capaz de tratar los datos de esta manera, tendría dificultades para mantener su cuota de mercado.

El navegador Brave quiere devolver la privacidad a Internet. Imagen: Shutterstock.

"La agrupación del consentimiento de la manera descrita por la Autoridad de Competencia y Mercados infringe algunos o todos los requisitos de transparencia, equidad, responsabilidad y limitación de los fines del Reglamento General de Protección de Datos", escribió Brave.

Así pues, Brave hace un llamamiento a las autoridades para que regulen a Google, lo que, en su opinión, remediará todas esas cuestiones.

Eso, por supuesto, redundaría en beneficio de Brave: Brave es un competidor de Google. A diferencia de Google, que obtiene la mayor parte de su dinero de los anunciantes y no distribuye beneficios a los usuarios, Brave recompensa a los usuarios por ver los anuncios con su criptomoneda nativa "Basic Attention Token", y no hace un seguimiento sistemático de la actividad de los usuarios.

Brave también es mucho menos popular que Google Chrome. En diciembre, reportó 10 millones de usuarios mensuales, un aumento del cuatro por ciento con respecto al mes anterior. Pero no ha hecho una mella en la cuota de mercado de los navegadores: Chrome tiene el 64,1% de la cuota de mercado, según el sitio de métricas de datos Statcounter, que no nombra a Brave en su lista de los principales navegadores.

Brave vs Google

Sin embargo, la guerra de Brave contra Google continúa. A principios de este mes, Brave publicó un informe que muestra que más de 400 Ayuntamientos en el Reino Unido han permitido al menos a una empresa privada rastrear cómo los visitantes utilizan sus sitios web, y vender esa información para obtener beneficios. Y argumentaba que Google maneja los sistemas detrás de las escenas de los sitios web del Consejo, "dándole el poder de saber lo que virtualmente cualquier persona en el Reino Unido ve en los sitios del consejo".

"Debido a la naturaleza de estos sitios, esto puede revelar características muy sensibles sobre las circunstancias financieras de una persona, y su salud", dijo a Decrypt el Dr. Johnny Ryan, Jefe de Política de Brave, en ese momento. "Es inexcusable que las personas que buscan ayuda para la adicción, la discapacidad y la pobreza en los sitios web del consejo puedan ser perfiladas por empresas privadas", dijo.

"El Navegador Brave existe para proteger a la gente de ser rastreada, en cualquier lugar de la web. Pero me sorprendió que los ciudadanos necesiten los escudos de Brave cuando visitan sitios web de servicio público", añadió.

Una batalla sin duda loable, pero ¿tendrá alguna tracción en la vida real?