El Petro sigue avanzando en su accidentado camino por convertirse en un método de pago de adopción global. A diferencia del resto de las criptomonedas la mayor ventaja de este token radica en el apoyo gubernamental, aunque también se podría decir que esto se ha convertido en su peor obstáculo.

Pero lento o rápido, un avance es un avance, y el gobierno venezolano lo sabe. En días recientes, el Instituto Aeropuerto Internacional de Maiquetía (IAIM) realizó la primera operación en Petro por el cobro de servicios aeroportuarios.

La operación fue por un monto de 1.000 Petros o $59.101. y fue reportada por las redes sociales del Aeropuerto Internacional de Maiquetía el 22 de enero de 2020.

Este anuncio obedece a una reciente orden ejecutiva en la que el Presidente Maduro estipulaba que la venta de combustible a aerolíneas internacionales, así como diversos impuestos y obligaciones con entes públicos expresables en divisas, debían realizarse en Petro como una forma de estimular el uso de dicha criptomoneda.

El ramo del transporte aéreo parece ser uno de los que ha iniciado la transición hacia tramites en Petros más rápidamente. Ya desde el año pasado, la aerolínea Conviasa aceptaba el pago en Petros para cancelar los vuelos reservados a través de su portal web.

La otra cara del Petro

Sin embargo, no todo es color de rosas en Venezuela, y la medida anunciada por el presidente Maduro ha generado una fuerte resistencia al cambio.

En declaraciones recientes, la expresidenta de Consecomercio y del movimiento político Soy Venezuela, Cipriana Ramos, aseguró que, ante la situación venezolana, las empresas que prestan servicios aéreos en el país podrían dejar de abastecerse de combustible si se mantiene la medida de condicionar los pagos al uso del Petro.

“Están imponiendo una forma de pago a nivel interno con la medida de pago en Petros para los trámites del Saime y el Saren, pero es una cosa muy diferente a nivel internacional” expresó en una entrevista concedida a Fedecámaras Radio, asegurando que “la comunidad internacional no tiene por qué someterse a un medio de pago que no reconoce”.

Ramos enfatizó que esta negación podría sustentarse en el hecho de que, a pesar de ser una criptomoneda anónima, el uso del Petro está prohibido por el gobierno de los Estados Unidos.

Es decir, según Cipriana Ramos, aquellas aerolíneas internacionales que compren combustible en Petro podrían estar sujetas a sanciones por parte de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (Ofac por sus siglas en inglés).

Las advertencias de Ramos están enmarcadas en una orden ejecutiva emitida por el presidente norteamericano Donald Trump, que reza: "todas las transacciones relacionadas con, el suministro de financiamiento para, y otras transacciones en, por una persona de los Estados Unidos o dentro de los Estados Unidos, cualquier moneda digital, moneda digital o ficha digital, que haya sido emitida por, para o en nombre del Gobierno de Venezuela en o después del 9 de enero de 2018, están prohibidas a partir de la fecha de vigencia de esta orden".

Hasta ahora, el presidente actual de Consecomercio, Felipe Capozzolo, no ha emitido declaraciones pronunciándose al respecto.