La reunión Anual del Foro Económico Mundial , que cada año se celebra en la alpina ciudad de Davos (Suiza), cuya sede principal es un antiguo hospital para tubercu­losos –escenario de la novela de Thomas Mann La montaña mágica– es el lugar donde ahora empresarios, políticos y líderes de opinión discuten los problemas más acuciantes del planeta, entre ellos, blockchain. 

Y es que blockchain fue el talk of the town el año 2018, con foros y debates tanto dentro como fuera del evento oficial. Era el inicio de año y los precios de las criptomonedas tocaban el cielo, Bitcoin rozaba los 20 mil dólares. 

En la actual edición, durantes los días 21 al 24 de enero, se esperan grandes debates sobre el estado de la economía actual, sobretodo en lo que tiene que ver al capitalismo de los inversionistas (Stakeholder Capitalism, denominado por el Foro en su reciente Manifiesto Davos 2020), como una forma de abordar los mayores desafíos del mundo, desde las divisiones sociales creadas por la desigualdad de ingresos y la polarización política hasta la crisis climática que enfrentamos hoy.

El documento actual se basa en el Manifiesto Davos original de 1973, que establece por primera vez el concepto de que las empresas deben servir a los intereses de toda la sociedad, en lugar de simplemente a sus accionistas. El Manifiesto de Davos 2020 ofrece una visión para el capitalismo ​​que toca una serie de cuestiones importantes de nuestro tiempo, incluyendo impuestos justos, tolerancia cero a la corrupción y respeto por los derechos humanos.

“Las empresas ahora deben adoptar plenamente el capitalismo de los grupos de interés, lo que significa no solo maximizar las ganancias, sino también utilizar sus capacidades y recursos en cooperación con los gobiernos y la sociedad civil para abordar los problemas clave de esta década. Tienen que contribuir activamente a un mundo más coherente y sostenible ", dijo Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial.

Entre las iniciativas que se lanzarán en la Reunión Anual se encuentra una que apunta a plantar 1 billón de árboles en la próxima década y equipar a mil millones de personas con las habilidades necesarias en la era de la Cuarta Revolución Industrial. 

¿Qué esperamos para este año?

En esta edición no se espera el hype de la industria de blockchain de años anteriores, cuando en la principal calle de Davos, la concurrida —y hasta resbaladiza— Promenade, los transeúntes corrían de un lugar a otro para no perderse un evento relacionado con criptodivisas o blockchain.

Era tanto el interés por la tecnología y las ICO en aquel momento, que Cambridge Analytica —la empresa que enfrentó muchas críticas por el mal uso de los datos de los usuarios de Facebook— anunció que planeaba lanzar su propia oferta inicial de monedas (ICO) antes del escándalo de Facebook. 

Y es que existía mucha curiosidad, e incluso expectación. Sin embargo, en enero, algunas grandes empresas llegarán a Davos con el reconocimiento a la tecnología, algunos grandes nombres, incluidos Facebook, Salesforce, IBM, Microsoft y miembros de la Asociación Libra, junto a algunos bancos centrales, como el de China, han apostado por blockchain y las criptodivisas.  

Para Sheila Warren, directora de Blockchain en el Foro Económico Mundial, este año es importante. En un escrito en el blog del Forum ha dicho que están ansiosos por garantizar “una mayor adopción de blockchain, que consideramos inevitable, suceda de manera que apoye la inclusión y evite duplicar la consolidación del poder que existe actualmente, particularmente en el sistema financiero”, aseguró.

Davos es una de las grandes citas mundiales de cada año. Alrededor de 3.000 participantes se reunirán en la pequeña y nevada localidad de montaña, a 1.560 metros de altitud. Entre ellos, jefes de Estado, banqueros, consejeros delegados, magnates tecnológicos, artistas, gurús de autoayuda, modelos, celebrities y más de un cyberpunk