Cuando Cristóbal Pereira comenzó con Godzillion el año 2017 tenía altas expectativas para el despegue de su empresa. El precio de las criptodivisas subía como la espuma y no existía compañía que no quisiera adoptar la tecnología blockchain. De igual manera, muchas personas compraban criptomonedas simplemente para no dejar escapar la oportunidad de lucro que éstas ofrecían.

Han pasado casi tres años de aquel auge y hoy desde Santiago de Chile, Cristóbal se ha ido adaptando a los vaivenes de la tecnología. Un camino que comenzó en una ICO, se ha transformado en una productora de eventos y en una academia que imparte cursos a empresas y particulares. 

La raíz de todo se gestó con Godzillion, una empresa que conecta a startups con inversores de diferentes países. La llave para lograr este objetivo era GODZ, un token ERC20 que permite a los inversionistas comprar acciones en compañías —en un modelo de equity crowdfunding— principalmente de Chile, Argentina, Colombia, México, Perú y EEUU.

Pero el boom de las ICO se apagó en 2018. Este factor, sumado a las dificultades de comprar un token por el público general, hizo que Cristóbal reformulara su estrategia y abriera una nueva unidad de negocios a través de eventos. Esta actividad ha ido creciendo de manera estable y le ha permitido conocer en profundidad la comunidad en prácticamente toda América Latina.

La Blockchain Summit Latam ya es un referente en la región. “Nuestro principal interés es conectar empresas, pues necesitamos hacer negocios, crecer como industria y ganar credibilidad”, asegura Cristóbal, en una entrevista con Decrypt.

En estos dos años, los números han estado a su favor. Cristóbal Pereira y su socio Rodrigo Sanz han logrado reunir a más de 500 asistentes, junto a referentes como Meltem Demirors, directora de estrategia en Coinshares; Juan Llanos, consultor independiente en Fintech; Pelle Braendgaard, fundador de Uport y Sophia López, fundadora de Kaleido, entre muchos otros. Comenzaron en mayo de 2018 en Santiago de Chile y se expandieron ese mismo año a Colombia, en julio de 2019 en México y el próximo 12 y 13 de marzo celebrarán la cuarta edición en Ciudad de Panamá. 

“Necesitamos que haya mayor movimiento en nuestra región. Aquí la adopción ha sido muy lenta. La gente da muchas vueltas antes de tomar una decisión. De hecho, ConsenSys estuvo aquí en Chile, donde albergó el mayor hub de desarrolladores para América Latina, sin embargo, ahora no hay nada”, explica Cristóbal. (Aclaratoria: Consensys financia a Decrypt).

La perserverancia es la clave del éxito… inclusive en la blockchain

A pesar de la adversidad, este emprendedor es optimista, y no ha perdido el sueño. Su empeño es atraer a empresas que “hagan negocios”, y enfatiza que “no queremos hacer un evento sólo para entusiastas de blockchain”.

Para Mauricio Tovar, líder de Blockchain del Centro para la Cuarta Revolución Industrial de Colombia, “Cristóbal es una hormiga para trabajar. Es joven y no para, en cada evento está al cien, es el último en apagar la luz”, dice. Y las cuentas le han favorecido, ha cerrado cada evento con ganancias. En las tres ediciones de la Blockchain Summit Latam se ha invertido alrededor de 120 mil dólares y se ha recuperado los fondos con creces, gracias al apoyo de patrocinadores y con el dinero de la venta de entradas. 

El estallido social que comenzó en Chile el pasado 18 de octubre de 2019 fué un balde de agua fría que sorprendió a los emprendedores locales, y que afectó la realización de cursos y meetups, entre ellos el evento de Panamá. “Nosotros tuvimos que suspender importantes actos, como uno muy grande que estábamos preparando para la cumbre del Cambio Climático, COP25, que finalmente se realizó en Madrid (España)”, lamentó Cristóbal.

Y es que América Latina es un lugar de vaivenes. Estas revueltas sociales que comenzaron en Nicaragua y se extendieron a Ecuador, Bolivia, Chile y Colombia, han puesto a prueba el espíritu resiliente de emprendedores locales. Cristóbal ve todo esto como una oportunidad. “La amplia adopción de la tecnología llegará, y para ello debemos trabajar”, sentencia.