Jesse Powell, veterano CEO de la longeva plataforma de intercambio de Bitcoin, Kraken, no está sobrado de amor por las entidades gubernamentales de Estados Unidos, por decirlo suavemente.

Cuando Nueva York anunció su controvertido marco regulatorio conocido como la BitLicense en 2015, Powell retiró a Kraken del estado casi de forma inmediata y permanente, refiriéndose más tarde a Nueva York como "ese ex abusivo y controlador con el que rompiste hace 3 años pero que te sigue acosando." El mes pasado, Powell añadió otro ex a la lista: La sede de Kraken en San Francisco.

AD

A principios de abril, Powell cerró la sede mundial de Kraken en el distrito financiero de San Francisco, citando la delincuencia rampante, las enfermedades mentales y el abuso de drogas en la zona como peligros para los empleados de Kraken que ya no eran defendibles. En el último episodio del podcast gm de Decrypt, explicó los motivos.

"Solía vivir a 12 minutos a pie de la oficina en SOMA [South of Market]", dijo Powell, "y cada día era como jugar a la rayuela sobre heces humanas, agujas usadas, y tipos con machetes".

No siempre fue así, según Powell. "San Francisco ha decaído bastante. Me mudé allí por primera vez, alrededor de 2013, y era un lugar muy diferente a lo que es hoy", dijo. "Era mucho más seguro, estaba mucho más limpio, y desde entonces, simplemente lo he visto deteriorarse".

Un objetivo particular de la ira de Powell es el fiscal del distrito de la ciudad, Chesa Boudin. Boudin fue arrastrado al cargo a finales de 2019 por un impulso nacional de reforma policial, uno que culminó en las históricas protestas que se produjeron en todo el país a raíz del asesinato de George Floyd por la policía de Minneapolis. La plataforma reformista de Boudin ha priorizado la rendición de cuentas de la policía, el desencarcelamiento, la eliminación de la fianza en efectivo y la rectificación de los factores institucionales que se considera que llevan desproporcionadamente a ciertas comunidades a la criminalidad.

Powell considera que el enfoque de Boudin es directamente responsable del deterioro de las condiciones en San Francisco, y de la salida de Kraken de la ciudad. "Su agenda social es que si estás cometiendo delitos, [eso es] porque has sido oprimido de alguna manera... de alguna manera eres pobre, eres un inmigrante, lo que sea, y la prisión no es... una respuesta justificada", dijo Powell. "Desgraciadamente, la cárcel también es un elemento disuasorio bastante útil para la delincuencia".

Suficientes personas están de acuerdo con la perspectiva de Powell que Boudin se enfrenta ahora a una elección de destitución en junio. Powell ha apoyado el esfuerzo de destitución del fiscal; figuras públicas prominentes como John Legend han respaldado a Boudin, citando su trabajo como una pieza importante de un impulso nacional progresista para la reforma de la justicia penal.

El competidor de Kraken, Coinbase, también retiró su sede de San Francisco en febrero, pero por razones diferentes, citando la pandemia y el objetivo de ser una empresa verdaderamente descentralizada sin sede.

AD

¿Volverá Kraken a la ciudad de la bahía en algún momento? Si Boudin sigue en el cargo, puede que no. Powell, que nunca se anda con chiquitas, declaró recientemente que la ciudad "no será segura hasta que tengamos un fiscal de distrito que ponga los derechos de los ciudadanos respetuosos de la ley por encima de los de los delincuentes callejeros a los que tan ingloriosamente protege".

Stay on top of crypto news, get daily updates in your inbox.