Tras conocerse esta semana la noticia de que Tesla había comprado 1.500 millones de dólares en Bitcoin en enero, se dispararon las especulaciones sobre qué empresa sería la siguiente en incluir BTC en sus libros o en hacer un movimiento alcista para atraer a los clientes usuarios de criptomonedas. Y seguramente Amazon tomó nota.

El minorista online Amazon, al que la industria de las criptomonedas está vigilando de cerca, sigue comprometido con el dinero fiat por ahora, pero está experimentando con alternativas.

Como informó originalmente CoinDesk, la división de Pagos Digitales y Emergentes (DEP) de Amazon está trabajando en un nuevo proyecto de moneda digital que se lanzará en México. Está buscando contratar a gerentes e ingenieros de desarrollo de software, según las publicaciones en el sitio web de Amazon Jobs.

"Estamos buscando un líder que nos ayude a lanzar un nuevo producto de pago indicando que México es nuestro país de lanzamiento inicial", se lee en una publicación de empleo. "Este producto permitirá a los clientes convertir su dinero en efectivo en moneda digital con la cual los clientes puedan disfrutar de los servicios en línea, incluyendo la compra de bienes y/o servicios como Prime Video".

La primera oferta de trabajo se publicó en octubre de 2020, pero se actualizó recientemente.

Las ofertas de trabajo en sí no dejan mucho que decir, ya que la moneda digital puede referirse a cualquier número de métodos de pago digital. De hecho, Amazon ya tiene su propia moneda, Amazon Coins, su equivalente digital de los dólares de Disney, que se puede utilizar en los "artículos in-app como gemas, potenciadores y power-ups" de la Appstore.

Ahora podría ser el momento para que Amazon haga movimientos más allá de la creación de un token de juego. El CEO de Amazon, Jeff Bezos, se está preparando para renunciar y dar las riendas al CEO de Amazon Web Services, Andy Jassy, quien lanzó el servicio Amazon Managed Blockchain durante su mandato.

Jassy hereda una empresa que todavía no permite a los compradores utilizar PayPal y mucho menos Bitcoin; en su lugar, incentiva a los clientes a utilizar su tarjeta de crédito propia y cobra los intereses. Por tanto, cualquier paso hacia la criptomoneda tendría que tener sentido desde el punto de vista financiero.

Sin embargo, independientemente de la dirección que tome una de las mayores empresas del mundo, puede permitirse experimentar. Lo peor que puede pasar es, bueno, una nueva moneda digital.