Hoy, durante media hora, los potenciales partidarios del Presidente Trump no pudieron acceder al sitio web de su campaña.

Sin embargo, pudieron enviar a Monero a los hackers responsables del ataque a donaldjtrump.com.

Los hackers utilizaron sus 30 minutos de fama para publicar un aviso que decía "este sitio ha sido incautado" y "el mundo está harto de las noticias falsas que difunde a diario el presidente Donald Trump", con réplicas de los sellos del Departamento de Justicia y del FBI.

Fue quizás la campaña de desinformación más gramaticalmente desafiante hasta ahora en las elecciones de 2020.

Los hackers proclamaron que habían obtenido acceso a dispositivos comprometidos que revelaban "información estrictamente clasificada... que prueba que el gobierno triunfador está involucrado en el origen del coronavirus".

¡Tubazo!

No sólo eso. Trump también aparentemente tuvo "participación criminal y coorperación [sic] con actores extranjeros manipulando las elecciones de 2020".

¡Doble Tubazo!

El hacker pidió a los lectores que votaran si esos datos debían ser compartidos enviando Monero, una moneda de privacidad usada a menudo por los hackers, a una dirección de "sí" o "no".

No te preocupes, dicen los hackers: "Después de la fecha límite compararemos los fondos y ejecutaremos la voluntad del mundo. En ambos casos les informaremos".

Un portavoz de la campaña de Trump negó que se haya tomado ningún dato sensible del sitio web, que ahora ha vuelto a la normalidad. No ha sido la primera vez que hackers amenazan con revelar los secretos escondidos por el presidente Donald Trump, y tampoco es la primera vez que exigen Monero como recompensa por su silencio

Aunque las estafas de criptomonedas como esta son bastante comunes, el hack de hoy es desconcertante dado que las elecciones presidenciales de EE.UU. de 2020 están a sólo una semana y las agencias de inteligencia nacional están en alerta máxima por potenciales campañas de desinformación de actores extranjeros.