La empresa SpaceX de Elon Musk invita a la gente a realizar una prueba beta de sus satélites Starlink, una mega-constelación que promete acceso a Internet desde prácticamente cualquier lugar de la Tierra.

La compañía de 36.000 millones de dólares tiene ahora más de 500 satélites en órbita. La semana pasada anunció que las pruebas de su plataforma de Internet basada en el espacio podrían comenzar en algunas semanas.

Una invitación para registrarse en las actualizaciones de Starlink fue publicada en el sitio web de la empresa. Los usuarios se inscriben con una dirección de correo electrónico y un código postal, y se les dice que Starlink comenzará las pruebas beta este verano en el hemisferio norte. La compañía promete notificar a todos los que tengan el código postal correcto si se realizarán pruebas en su área.

Anuncio de Starlink enviado por correo electrónico. Imagen: Starling

Seattle y Alemania, se cree que están en la carrera por el primer lote de pruebas, según pasados tweets de Musk.

Los satélites SpaceX tienen el audaz objetivo de cerrar la brecha digital. La mitad del mundo -en su mayoría comunidades pobres y rurales- sigue sin tener acceso a Internet, o sufre de una conectividad deficiente y servicios prohibitivamente caros.

Se prevé que Starlink se lance comercialmente en América del Norte a finales de este año. El objetivo final de Musk es una malla de miles de satélites que presten servicios de Internet en casi cualquier lugar del mundo para 2021.

El objetivo inicial de Starlink es servir a las zonas con mala conexión a Internet, pero Musk planea proporcionar servicios de Internet de bajo costo en las zonas urbanas, también. La plataforma satelital promete velocidades de un gigabit por segundo, con una latencia de alrededor de 30 milisegundos, lo que es suficiente para una respuesta rápida de videojuegos, a un nivel competitivo, según Musk. A modo de comparación, la velocidad media de la banda ancha en el Reino Unido es de 64 megabits por segundo.

Pero estos ambiciosos planes han atraído el fuego de los observadores de estrellas. Se quejan de que la contaminación lumínica es una característica de las megaconstelaciones, debido a los brillantes rastros que dejan en el cielo nocturno. SpaceX ha prometido instalar "sombrillas" en los satélites para ayudar a resolver este problema.

Varios competidores también están planificando y lanzando las llamadas constelaciones de órbita terrestre baja, incluyendo OneWeb, Amazon, Facebook, Space Norway y Telesat. Musk incluso ha ofrecido lanzar los satélites de sus competidores al espacio, por una tarifa, por supuesto.