Protestas en todo el mundo, en Hong Kong, Chile, Francia, el Medio Oriente y en otros lugares, están adoptando los principios y productos de las criptomonedas, en muchos casos sin siquiera saberlo.

Los movimientos actuales están formados por cientos y miles de manifestantes, grupos de individuos dispares alineados en torno a valores y causas. Las redes descentralizadas que han adoptado -que dependen de la tecnología más que de los líderes- podrían asegurar su longevidad. También podría alterar permanentemente el panorama geopolítico.

Del mismo modo, la blockchain, tecnología que sustenta a Bitcoin y otras criptomonedas, se basa en redes descentralizadas.

Pero, ¿qué tan estrechamente alineados están estos movimientos sin líderes con la similarmente descentralizada cadena de bloques y las criptomonedas? ¿Y qué impacto están teniendo en la adopción de principios descentralizados y, en última instancia, en los precios y la percepción de las criptomonedas?

En la Blockchain no hay banca

Internet es la columna vertebral de la rebelión del siglo XXI, pero también es su eslabón más débil.

La navaja suiza para los manifestantes modernos es el smartphone: una herramienta de comunicación que también es una cámara, un GPS y mucho más. La aplicación estrella tiene que ser privada y encriptada. Un ejemplo es Telegram, con su función de chat secreto.

Estas herramientas permiten a los manifestantes eludir la vigilancia; formar grupos anónimos; publicar material de vídeo; acordar cómo y dónde reunirse, y solicitar suministros adicionales.

Pero, a comienzos del mes pasado,, Ias autoridades iraníes demostraron como se podían contrarrestar

Las manifestaciones masivas contra el aumento del precio del petróleo, resultado de las sanciones estadounidenses, se volvieron violentas, pero se difuminaron rápidamente cuando Irán desconectó la conexión a Internet en más del 90% del país.

No es fácil de lograr. Pero gobiernos de todo el mundo, incluyedo a Rusia, han estado ocupados reacondicionando redes privadas y descentralizadas tradicionales con acuerdos de cooperación, implantes técnicos, o una combinación de ambos, para tener más poder sobre el acceso a Internet.

Tanto Rusia como Iran tienen a Telegram censurado por las autoridades desde el año pasado. Pero los disidentes rusos han se las han apañado para conseguir mecanismos que les permitan saltar esta prohibición, generalmente usando VPNs, —Redes Privadas Virtuales— que enlazan la conexión de Internet a un país diferente al real. El fundador de Telegram, Pavel Durov, también ha demostrado ser un experto en mover los servidores de la compañía para estar un paso por delante de las autoridades.

Las aplicaciones descentralizadas o Dapps, tambien están ganando popularidad. Las aplicaciones de mensajería Bridgefy y FireChat funcionan creando una red de malla entre los teléfonos móviles de los usuarios de manera offline, vía Bluetooth. Los mensajes rebotan de telefono en teléfono hasta que llegan a su destino.

Pero la tecnología apenas está naciendo y no es práctica en situaciones de conflicto, dicen los protestantes. Y es especialmente difícil para los iraníes acceder a servidores e infraestructura extranjera porque muchas compañías los banean por miedo a las sanciones de los Estados Unidos.

Uno de los principales atractivos (y críticas) de Bitcoin es que puede ser utilizado indiscriminadamente por cualquier persona, desde manifestantes hasta terroristas y gobiernos sancionados. Todo el mundo, desde el gobierno iraní, que ha minado bitcoin para eludir las sanciones, hasta los manifestantes ucranianos, que sostuvieron carteles con códigos QR durante el levantamiento de la plaza Maidan en 2014 en un intento de recaudar fondos, se ha aprovechado de su resistencia a la censura.

Las técnicas de recaudación de fondos son cada vez más sofisticadas para evitar su detección; según se informa, el brazo armado del grupo palestino Hamas utiliza una nueva billetera digital para cada transacción. Pero para las donaciones, incluso las criptomonedas pueden fallar El procesador de pagos BitPay fue acusado de bloquear las donaciones de criptomonedas a Hong Kong Free Press durante varias semanas el pasado mes de octubre.

Una relación simbiótica?

Por supuesto, el hecho de estar asociado a la financiación de grupos terroristas y otras organizaciones violentas no le hace ningún favor a la imagen de las criptomonedas.

Sin embargo, proponentes del Bitcoin como el cofundador de Morgan Creek Digital, Anthony Pompliano, creen que la "inembargabilidad" de Bitcoin se hace cada vez más atractiva en momentos de crisis geopolítica.

La data de intercambios OTC (Over-the-counter) desde LocalBitcoins revela que, durante los primeros meses de las protestas de Hong Kong, el comercio P2P de Bitcoin aumentó. Un nuevo pico parece coincidir con la escalada de las protestas, a finales del mes pasado.

Los Libertarios destacan los acontecimientos en países problemáticos como Chile, que está siendo objeto de protestas generalizadas por una injusticia económica de larga data. Los cajeros automáticos se quedaron sin efectivo a principios de este mes. Argumentan que cuando la gente experimenta medidas de este tipo, es más probable que vendan moneda local a cambio de bitcoin para escapar de la incertidumbre que rodea a los mercados tradicionales. "Esencialmente, es una herramienta de libertad para la gente que vive bajo una tiranía y eso es importante", afirma Jimmy Song, defensor de Bitcoin. le dijo a Decrypt en Septiembre.

Song ha estado trabajando con la Organización Sin Fines de Lucro Human Rights Foundation para enseñarle a activistas como pueden usar Bitcoin en su favor. "Es una parte significativa de lo que debe ser Bitcoin. Esto se está convirtiendo en una parte mucho más importante del movimiento de derechos humanos en todo el mundo", dijo.

Pero mientras los entusiastas podrían insinuar rápidamente que Bitcoin está actuando como un "refugio seguro" para los fondos, o como una herramienta de protesta en Hong Kong, los analistas advierten que no es prudente depender de una sola fuente de ingresos.

El movimiento de los paraguas de Hong Kong en 2014 Umbrella Movement moldeó la forma en que se protesta el día de hoy. IMAGEN: Flickr

“Los volúmenes de LocalBitcoins son un indicador, pero difícilmente reflejan todo el mercado de BTC en una región determinada", explica Mati Greenspan, fundador deQuantum Economics en declaraciones para Decrypt.

Dijo que los fondos de inversión y los analistas están siguiendo los movimientos de protesta y la inestabilidad política como pregoneros del precio de las criptomonedas, pero hizo hincapié en que la estabilidad económica sigue siendo el factor más importante.

"En los países donde la moneda local ve una devaluación masiva, la propensión a tener bitcoin es mucho mayor", explicó Las correlaciones entre la actividad de compra y la inflación en Venezuela, o los eventos políticos en Argentina son más probables, en su opinión.

Pero eso es asumiendo que los fondos sean accesibles. En El Líbano, cinco semanas de protestas contra el gobierno fueron alimentadas por la ira contra la corrupción, y se congelaron las cuentas bancarias. Los manifestantes informaron de que los activos digitales rara vez son útiles como moneda, ya que los ciudadanos estaban aislados de las plataformas de intercambio mundiales.

La filosofía de la protesta descentralizada

La rebelión sin líderes no es nueva, a pesar de los recientes titulares. En la década de los 80s, durante la última fase de la lucha anti-apartheid, los africanos negros evadieron la ley marcial organizándose en una estructura similar a una célula. Un factor importante en el éxito final del movimiento fue la coordinación efectiva de los boicots económicos contra las empresas blancas por parte de estas llamadas células.

De manera similar, en las manifestaciones que se están llevando a cabo en Hong Kong, los miembros del movimiento de protesta tomaron rápidamente la decisión de evitar el liderazgo centralizado. El hecho de que todos los líderes del fallido movimiento de los paraguas de 2014 fueron condenados a sentencias que van de dos a 16 meses, aún está fresco en la mente de los ciudadanos.

Pero las protestas descentralizadas están proliferando incluso en zonas del mundo donde las penas por rebelión son mucho menos severas. El movimiento Occupy contra la desigualdad de la riqueza, que comenzó con Occupy Wall Street, se volvió viral en 2011, después de que miles de manifestantes levantaran tiendas de campaña en el corazón de la ciudad de Nueva York.

Más recientemente, Extinction Rebellion (XR), un movimiento global de protesta no violenta desencadenado por la falta de acción gubernamental sobre el cambio climático, movilizó a cientos de miles de personas para que participaran en la desobediencia civil.

"La organización descentralizada te da mucha autonomía, lo cual creo que atrae a la gente que se involucra en protestas y activismo porque tienden a rebelarse contra las figuras de autoridad y las estructuras jerárquicas rígidas de todos modos", Steve Tooze, un organizador local de la RX, le dijo a Decrypt.

Tooze cree que, al igual que él, muchos de los que se unen al movimiento tienen una historia mínima de activismo. "Creo que la gente está desesperada -en nuestro clima actual de creciente autoritarismo- por sentirse empoderada y capaz de tener autonomía propia, y creo que la RX se la da a ellos", dijo.

Tooze elogió la naturaleza fluida y transparente del movimiento, que busca adherirse a una constitución detallada, facultando a cualquiera para actuar siempre y cuando esté de acuerdo con sus principios fundamentalesaunque admitió que el proceso de llegar a un consenso sobre las acciones a seguir puede ser largo frustrante.

Pero el mayor desafío al que se enfrenta la RX, sostiene, es la persecución decidida por parte de las autoridades contra las figuras que se perciben como líderes de la RX. Roger Hallam, uno de los fundadores del movimiento, es visto como una especie de fuerza motriz detras del movimiento La semana pasada, fue acusado de antisemita por los comentarios que hizo sobre el Holocausto, siendo repudiado por el ala alemana del gropo

A comienzos del año, algunos miembros de XR tambien repudiaron uncontroversial plan en el que estaba involucrado, para volar aviones teledirigidos e interrumpir los vuelos vacacionales en Heathrow, el aeropuerto más concurrido del Reino Unido. El consenso fue que cruzó la línea de la protesta no violenta.

Pero otras acciones controvertidas han seguido adelante. Durante una hora de protesta en el Canning Town de Londres, los manifestantes que intentaban detener los trenes fueron arrastrados desde los techos de estas máquinas por viajeros furiosos.

Tooze dijo que la acción de Canning Town fue " extremadamente controversial ", pero que, al igual que otras acciones importantes, fue objeto de un amplio debate previo. Destacó que, en el 99,9% de los casos, no hubo problemas, pero explicó que "si un grupo de personas decide que va a realizar una acción, si son tres y se adhieren a los principios, pueden actuar en nombre de XR".

Las estructuras de toma de decisiones de XR, la conexión entre los grupos rebeldes y las formas de hacer que las comunicaciones sean más efectivas, están siendo revisadas, dijo Tooze. Actualmente, el movimiento está procesando una amplia encuesta entre sus miembros, que servirá de base para las decisiones que tome en el futuro.

"Es muy difícil para los movimientos de masas evitar acciones o palabras indeseadas o inútiles por parte de las minorías entre sus miembros, palabras o acciones que pueden ser utilizadas por los enemigos para juzgar o condenar a todo el movimiento", Carne Ross, autora de La Revolución sin Líderes: Cómo la gente común tomará el poder y cambiará la política en el siglo XXI, dijo a Decrypt.

El único recurso es enfatizar, a la prensa, que "la minoría no representa a la mayoría, aunque es inevitable que los que usan violencia o palabras provocativas reciban más atención", dijo.

Añadió que, en su opinión, era legítimo excluir y condenar públicamente a quienes ponían en peligro el movimiento con acciones o palabras negativas. Ross, ex diplomático británico convertido en anarquista, sostiene que existen ejemplos exitosos y de larga data de rebeliones sin líder, y que pueden servir de modelo para el futuro.

A modo de ejemplo, señala los foros que sustituyen el liderazgo central en Rojava, una región del norte de Siria que se rebeló contra el régimen en 2012 y logró una autonomía de facto como resultado de ello. Sostiene que, gracias a las comunicaciones modernas y a los medios sociales, estos movimientos pueden escalar con una velocidad y alcance sin precedentes "hasta un punto masivo, eso es lo que los hace tan emocionantes".

La tecnología, dijo, hace innecesario el tener que contar con un líder para difundir la estrategia, que puede extenderse horizontalmente. Y, aunque las autoridades pueden apagar Internet, no es una estrategia viable a largo plazo.

"Por su naturaleza, los sistemas de comunicación como WhatsApp están descentralizados", dijo Ross. "Esta característica de la descentralización da a la red su poder, tanto como una herramienta para difundir información y tácticas, como para proteger a los usuarios contra el ataque a los líderes".

También cree que, en caso de que una revolución se convierta en una forma nueva y más democrática de hacer las cosas, "una nueva forma de gobierno", entonces se debe anticipar el rol protagónico que tendrán las criptomonedas.

Pero no todos están de acuerdo. En su libro La plaza y la Torre: Redes y Poder, de los Masones a Facebook, el historiador Niall Ferguson advierte que la utopía libertaria - "de ciudadanos libres, iguales e interconectados"- es un ideal romántico que no se ve confirmado por la historia.

"Se han hecho posibles nuevas redes, pero, al igual que las redes del pasado, tienen una estructura jerárquica, con un pequeño número de nodos superconectados que se elevan por encima de la masa de nodos escasamente conectados", escribe Ferguson.

Los poderes que prestan su fuerza a la protesta sin líder (como las redes descentralizadas en Internet) pueden ser fácilmente cooptados por las fuerzas menos benignas que buscan derrocar, sugiere.

Por lo tanto, los defensores de la descentralización a través de la blockchain deberían estar atentos a la evolución de la protesta descentralizada —y de la respuesta de las autoridades a la misma.