A los 20 minutos de que su ronda de recaudación de fondos se pusiera en marcha en la plataforma de lanzamiento de tokens MISO a principios de esta semana, BitDAO, una organización autónoma descentralizada (DAO) respaldada por la plataforma de intercambio de derivados Bybit, con sede en Singapur, había recaudado $230 millones de dólares de 2.497 inversionistas.

Al finalizar la venta, el proyecto había ganado $365 millones de dólares, gran parte de los cuales se utilizarán para invertir en finanzas descentralizadas (DeFi) y otros proyectos de criptomonedas.

Si añadimos esto a los $230 millones de dólares recaudados en el lanzamiento de BitDAO en junio —en una ronda de recaudación de fondos encabezada por Peter Thiel, Founders Fund, Pantera Capital y otros—, la tesorería de BitDAO está en camino de convertirse en uno de los mayores conjuntos de activos controlados por una DAO.

Es solo el último ejemplo de los fondos que entran a las DAO, que se están convirtiendo rápidamente en la herramienta de inversión preferida de la Generación Z. Actualmente, más de $8 mil millones de dólares están en manos de DAOs según el rastreador DeepDAO, e incluso Moneyweek ha declarado la década de 2020 como "la década de las DAO".

¿Qué son las DAO de inversión?

Las organizaciones de financiación tradicionales suelen ser jerárquicas, elitistas, localizadas y poco transparentes. Las DAO son la antítesis de todo esto, ya que están formadas por redes de base flexibles con un número de participantes que puede ir desde un puñado hasta miles.

La transparencia radical y el anonimato son la norma. Las DAO no tienen una sede de la empresa ni una organización formal centralizada— y en consecuencia, no hay ningún punto de fallo. Las reglas se escriben en código fuente abierto y los procesos de toma de decisiones se codifican en contratos inteligentes que se ejecutan de forma autónoma en un blockchain. Y lo que es más importante, las DAO están diseñadas para existir como comunidades que operan mundialmente, lo que significa un campo de juego mucho más amplio y rico.

"Si queremos que nuestro negocio pase de los miles de millones a los billones de dólares, no podemos existir en forma de compañia, sino en 'forma de fenómeno social'", dijo a Decrypt, Ben Zhou, cofundador y CEO de Bybit, en junio.

Pero este novedoso concepto tuvo un comienzo difícil. En 2016, la primera DAO sufrió un importante hackeo y el entusiasmo por el concepto se desplomó— hasta que la plataforma de financiación sin fines de lucro MolochDAO lo volvió a popularizar.

Su modelo está expresamente diseñado para minimizar la posibilidad de un ataque, y ahora se ha bifurcado muchas veces para crear DAOs con fines de lucro que distribuyen y transfieren activos entre los miembros.

https://twitter.com/PleasrDAO/status/1398416175604789249?s=20

Metacartel Ventures y LAO son dos ejemplos de DAOs de inversión; el reciente boom de los tokens no fungibles (NFT) también ha visto florecer DAOs de coleccionistas como PleasrDAO y FlamingoDAO, que compran obras de arte digitales en nombre de los participantes. Pero hay muchos más.

¿Cómo funcionan las DAO de inversión?

Los participantes de la DAO utilizan los propios tokens de gobernanza de la entidad para votar en qué proyectos invertir. Una DAO de inversión también tendrá una dirección, que guarda todos sus activos en un wallet multi-sig, utilizado para asignar el capital de forma muy fluida.

El objetivo es loable: fomentar un ecosistema de capital riesgo saludable que proporcione a los proyectos de Web3 un fácil acceso a la financiación y ayude a que la tecnología florezca. También significa que los expertos que trabajan con estas tecnologías de vanguardia tienen la oportunidad de invertir en los mismos avances.

"Los proyectos de la Web 3.0 necesitan apoyo a largo plazo. Creemos que un modelo de inversión específico para la Web 3.0 encajará en estos espacios", dijo Toshi Kamei, cofundador de Fracton Ventures. La startup japonesa está deseosa de emular el éxito de MetaCartel y LAO.

Para simplificar y asegurar el proceso de constitución de una DAO, hay un número cada vez mayor de plataformas de creación de DAO, como Aragon, Colony, Gnosis Safe, Moloch y DAOStack.

Y poseer más tokens no significa necesariamente que alguien tenga un mayor voto en algunas DAO. Tomemos el caso de Komorebi Collective, una DAO especializada en financiar fundadoras de criptomonedas no binarias y femeninas; el impacto del voto de un miembro puede aumentar en función de la cantidad que haya aportado al proyecto, y el resultado de una votación puede basarse en el grado de participación, así como en la preferencia del voto.

¿Son legales las DAO de inversión?

Los diseñadores de DAO han aprendido muchas lecciones del primer hackeo de DAO, y de la recaudación de fondos acelerada que caracterizó la era de las ICO, que alertó a los organismos reguladores y contaminó el incipiente ecosistema de criptomonedas.

Algunos proyectos DAO, como Metacartel Ventures, están registrados como sociedades de responsabilidad limitada (LLC) en Delaware, una ciudad favorable a las criptomonedas, en un intento de cumplir con las leyes de valores de Estados Unidos. Pero un proyecto de ley promulgado recientemente en Wyoming concede a las DAO el estatus legal del que gozan actualmente las corporaciones tradicionales. Otros estados podrían seguir pronto su ejemplo. "Debería dejar que florezcan un millón —o incluso mil millones— de DAO", dijo Aaron Wright, fundador de LAO, una DAO que ha atraído $25 millones de dólares en fondos y ha incorporado protecciones legales.

Pero abundan los campos minados legales, especialmente en relación con los proyectos de tokens que podrían considerarse valores en EE.UU. "Si tienes una organización sumamente sencilla y no jerárquica, en la que la propiedad y la toma de decisiones son muy participativas, y toda la información relacionada con la organización está disponible, yo, personalmente, sostengo firmemente que esos intereses no deberían considerarse valores", dijo Wright.

Para no infringir la ley, las DAO a menudo han limitado la participación a los inversionistas acreditados, o bien han limitado la membresía a sólo 99 participantes en total.

Sin embargo, los miembros de la DAO y otros miembros de la comunidad DeFi están reuniendo fuerzas para proteger a la industria de futuras amenazas legales. La semana pasada, la DAO detrás del maximizador de rendimiento Yearn Finance lanzó un grupo de trabajo legal, el LeXpunKArmy, y otros le están siguiendo la pista.

Hacia el futuro

Las DAO se encuentran aún en las primeras etapas de su evolución, y las perspectivas de nuevos modelos de propiedad y gobernanza comunitaria son apasionantes. Son la promesa de un internet futuro más orientado a la comunidad y a la participación.

Las nuevas herramientas hacen que el proceso de creación y participación en las DAO sea cada vez más sencillo. Protocolos como Vocdoni y Snapshot ofrecen soluciones digitales de votación que no requieren que los participantes paguen costosas cuotas para ir a la cadena a votar. La startup de activos digitales Messari ha lanzado un "Uber para DAOs" para facilitar a los miembros contribuir con capital humano. Y la plataforma de inversión Syndicate Protocol tiene como objetivo facilitar a las personas la creación de DAOs reduciendo el monto de capital necesario para comenzar a tan solo $500 dólares.

Estos avances podrían fomentar nuevos tipos de DAO, con miembros que presten servicios especializados y aprovechen las economías de escala, acelerando la prestación de servicios a todo el ecosistema.

El colaborador de The Defiant y editor de DeFi Rate, Cooper Turley, describió las DAO como "comunidades de Internet con una mesa de capitalización compartida y una cuenta bancaria". Hoy en día hay más de 100 DAO que manejan millones de dólares en activos. "Estamos viendo un montón de DAOs recaudar capital a una cuenta bancaria de propiedad colectiva y utilizar ese capital para pagar a la gente de la misma manera que lo haría una empresa, excepto que todo se está haciendo en la cadena por las herramientas de criptomonedas", dijo en una edición reciente del Podcast Alt Asset Allocation.

El concepto introduce algunas cuestiones interesantes, como la forma de valorar el token subyacente de una DAO. José Nuno Sousa Pinto, director jurídico de Aragon, una de las primeras plataformas de creación de DAO, dijo a Decrypt que, tras la tokenización de activos, la próxima tendencia será la tokenización de empresas. Pero esto no implicará acciones comunes. En su lugar, habrá tokens, que se podrán negociar en diferentes mercados, y que corresponderán a diferentes tipos de participación —o participaciones— en la empresa.

El fundador del protocolo Syndicate, Ian Lee, cree que unirse a una DAO, o comunidad, será como apostar su lealtad a una tribu digital y disfrutar del estatus que conlleva.

"Creemos que [la] DAO desempeñará un papel fundamental a medida que el mundo haga el cambio a la Web 3.0".

Jademont Zheng

La visión es poderosa. Al democratizar la inversión y combinarla con las redes sociales, las DAO pueden potenciar y enriquecer el ecosistema del que han surgido— de una forma aún más espectacular que la de Spotify, que cambió la música, y la de YouTube, que alteró la televisión.

"Creemos que [las] DAO desempeñarán un papel fundamental a medida que el mundo haga el cambio a la Web 3.0, allanando el camino para empresas totalmente descentralizadas que puedan asegurar los mismos niveles de importancia e influencia que los gigantes tecnológicos centralizados disfrutan actualmente en el mundo de la Web 2.0", dijo a Decrypt Jademont Zheng, socio de Waterdrip Capital, con sede en China, que respalda la plataforma de creación de DAOs Metis.

No es de extrañar entonces que muchos en la industria digan: "Vamos por la DAO”.

Este post ha sido creado en colaboración con Saidler & Co.