Hay un nuevo giro en la loca saga de Craig Wright y sus acusaciónes de ser un fraude en el mundo del Bitcoin.

El autoproclamado creador de Bitcoin afirma ser el propietario de unos 1,1 millones de Bitcoin (unos 9.770 millones de dólares) en una serie de direcciones conocidas como "Tulip Trust", que Wright alega que fueron minadas por Satoshi Nakamoto, el seudónimo creador de Bitcoin.

Wright está luchando contra una demanda en la que debe probar que es el creador de Bitcoin, como afirma. Para probar que es Nakamoto, debe probar el acceso a esas direcciones.

Después de mucho tiempo, Wright proporcionó al tribunal una lista de esas direcciones. Pero durante el fin de semana, el dueño real de 145 de esas direcciones de Bitcoin las usó para firmar un mensaje calificando a Craig Wright de mentiroso y de ser un fraude.

"Craig Steven Wright es un mentiroso y un fraude. No tiene las llaves usadas para firmar este mensaje", dice. "La Lightning Network es un logro significativo. Sin embargo, tenemos que seguir trabajando para mejorar la capacidad de la cadena."

"Desafortunadamente, la solución no es sólo cambiar una constante en el código o permitir que los participantes poderosos obliguen a otros a salir", continúa el mensaje. "Todos somos Satoshi".

Wright ha afirmado durante mucho tiempo ser la principal fuerza detrás del seudónimo Satoshi Nakamoto, a pesar de las pruebas en contrario, y recurrió a la ley sobre difamación del Reino Unido en 2019 para demandar a personas prominentes que lo han criticado públicamente o han dudado de él. Algunas de esas demandas ya han sido retiradas o desestimadas.

Pero hay una que persiste. Una demanda, presentada por Ira Kleiman en nombre de su difunto hermano Dave Kleiman, antiguo socio de Wright, busca obtener la propiedad de la mitad del tesoro de Bitcoin que Wright dice poseer.

En agosto de 2019, un juez declaró que Wright debe desprenderse del 50% de las propiedades debido a la asociación entre él y Kleiman. También determinó que Wright "no era creíble" y había cometido perjurio.

La saga aún no se ha resuelto, ya que Wright afirma que las llaves de las direcciones se guardaban en un fideicomiso al que no tiene acceso, y que un "misterioso mensajero" debía resolverlo. Eso no ocurrió, y el equipo legal de Wright se vio obligado a admitir que no tenía acceso a las supuestas monedas.

Además, el equipo de investigación de BitMEX tomó una muestra aleatoria de 20 de las direcciones y determinó que "ninguna de ellas estaba asignada al minero dominante" de los primeros días de Bitcoin, lo que sugiere que es poco probable que sea Satoshi Nakamoto (quien Wright afirma ser). BitMEX publicó previamente una investigación sobre el asunto en 2018.

Este último desarrollo sugiere una dificultad adicional para Wright mientras intenta defenderse en la corte, y un gran potencial para una nueva acusación de perjurio, asumiendo que sus direcciones reclamadas no le pertenecen en realidad. Se ha fijado la fecha del juicio en el 6 de julio, pero todavía hay tiempo para que las partes lleguen a un acuerdo.