Tips

  • De las principales economías del mundo, China es la que está más cerca de crear una moneda digital del banco central con su yuan digital.
  • Al igual que el Bitcoin, el yuan digital facilita el pago digital entre pares.
  • Sin embargo, difiere en que está controlado por una autoridad central en lugar de basarse en un registro descentralizado.

En la actualidad, más de 80 gobiernos de todo el mundo (que representan el 90% del PIB mundial) están explorando o experimentando con monedas digitales de bancos centrales (CBDC).

En julio de 2021, sólo cinco países han puesto en marcha los CBDC. Todos son países insulares del Caribe: Bahamas, San Cristóbal y Nieves, Antigua y Barbuda, Santa Lucía y Granada.

De todas las principales economías, China es la que más ha avanzado hacia una CBDC de pleno derecho con su yuan digital, también conocido como e-RMB o Moneda Digital, Pago Electrónico (DCEP).

Aquí explicamos en qué consiste el yuan digital y en qué se diferencia y compara con la criptomoneda originaria: Bitcoin.

¿Qué es el yuan digital?

Las CBDC son monedas digitales gestionadas por el Estado. En el caso de China, su CBDC sería una versión digital de su moneda, el renminbi chino (de ahí, e-RMB). Las CBDC son similares a las stablecoins, que están vinculadas en una relación 1:1 con una determinada moneda fiduciaria.

Así que el yuan digital no es más que el equivalente digital de la moneda física de China: se guarda digitalmente el dinero fiduciario en un wallet móvil en lugar de un billete físico en el bolsillo. Cada billete físico impreso por el banco central tiene un identificador único, y cada token de yuan digital emitido tiene lo mismo.

A diferencia de las criptomonedas, las CBDC no suelen basarse en una blockchain descentralizada, ya que el banco central trataría de mantener una autoridad clara sobre los registros contables. De esto hablaremos en breve.

¿Ya está en uso el yuan digita?

Propuesto por primera vez en 2017, el yuan digital está en fase piloto desde abril de 2020.

A partir de octubre de 2020, el Banco Popular de China (PBoC) ha lanzado millones de yuanes digitales a los ciudadanos como parte de un esfuerzo para probar la tecnología— y crear algo de expectativa en torno a ella. Esto sigue en marcha durante el verano de 2021.

Los ciudadanos chinos ya pueden gastar los yuanes digitales en un número cada vez mayor de tiendas en todo el país, incluida Walmart.

De hecho, según un informe emitido por el PBoC en julio de 2021, el yuan digital se ha utilizado hasta ahora en 70,75 millones de transacciones, alcanzando un valor total de 34.500 millones de yuanes ($5 billones de dólares) a finales de junio.

Un seto decorativo para celebrar la llegada de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing
China se prepara para desplegar su yuan digital durante los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022. Imagen: Shutterstock

El siguiente paso en la agenda del yuan digital es un despliegue masivo durante los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022 en febrero. Este despliegue incluirá a los visitantes extranjeros.

Sin embargo, la senadora Cynthia Lummis (republicana de Wyoming), amiga de los bitcoins, y sus colegas, los senadores Marsha Blackburn (republicano de Tennessee) y Roger Wicker (republicano de Massachusetts), han pedido al Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos que impida que los atletas utilicen el yuan digital, ya que "puede utilizarse para vigilar a los ciudadanos chinos y a quienes visitan China en una escala sin precedentes".

¿Por qué China quiere una moneda digital?

Fan Yifei, vicegobernador del banco central chino, explicó en un artículo publicado en abril de 2020 en el medio de comunicación oficial Yicai Global que el dinero físico es caro de imprimir y mantener, fácil de falsificar y su anonimato permite utilizarlo con fines ilícitos. El yuan digital superaría estos problemas.

Hay razones para creer que la reducción del anonimato del dinero en efectivo es la principal fuerza impulsora del proyecto. Al fin y al cabo, el Partido Comunista Chino, que controla el gobierno en un régimen sin oposición, ha construido el estado de vigilancia más extenso del mundo.

Yao Qian, antiguo director del instituto de la moneda digital en el PBoC, dijo en mayo que no era la intención del banco observar todas las transacciones en tiempo real.

Pero el gobierno chino ha desplegado millones de cámaras de reconocimiento facial por todo el país para rastrear nada y todo, e incluso sancionar infracciones menores como cruzar la calle. Un yuan digital podría encajar sin problemas en esta infraestructura de vigilancia; del wallet digital del imprudente peatón podría cobrarse inmediatamente, por ejemplo.

Y el ex viceconsejero de seguridad nacional de Estados Unidos, Matt Pottinger, ha señalado que el yuan digital podría utilizarse para tomar medidas de represalia contra compañías e individuos que critiquen a Beijing. "Esa moneda puede ser desactivada como un interruptor de luz", dijo Pottinger a Bloomberg en abril de 2021, señalando que el gobierno chino podría bloquear las transacciones a los wallets de una empresa y eliminarla de las aplicaciones de yuanes digitales.

¿Cuáles son las diferencias entre Bitcoin y el yuan digital?

China ha insinuado reiteradamente que incorporará muchas de las palabras asociadas al blockchain en el yuan digital. Pero es evidente que la descentralización no es una de las palabras en la lista.

Tanto el bitcoin como el yuan digital facilitan el pago digital de punto-a-punto

Es la única similitud, en realidad.

El Bitcoin puede hacerlo porque está construido sobre una blockchain y elimina el problema del doble gasto, y el yuan digital puede hacerlo porque funciona más como dinero en efectivo directo y menos como transferencias de dinero digital conectadas a un banco.

Es un asunto importante porque el 84% de la población china ya utiliza un wallet móvil— en comparación, sólo el 41% de los estadounidenses utiliza uno como Apple Wallet.

En China, WeChat Pay y Alipay acaparan el 90% de los $35 billones de dólares del mercado de pagos móviles del país, según Bloomberg Intelligence. Pero esos wallets tienen que estar vinculados a intermediarios financieros privados, como los bancos. El yuan digital cambia eso.

Bitcoin está descentralizado y no tiene una autoridad central

En cambio, el yuan digital se basa en una estructura denominada "Una moneda, dos direcciones, tres centros", en referencia a:

  • El renminbi— ¡Una y única moneda!
  • El PBoC y el Banco Comercial como dos direcciones— el control de la moneda digital recae en estas dos entidades centralizadas.
  • ...y los tres centros recién creados para supervisar y analizar las transacciones: El Centro de Identificación, el Centro de Registro y el Centro de Análisis de Big Data.

El libro mayor público de Bitcoin significa que las transacciones son rastreables pero seudónimas.

Las transacciones en yuanes digitales podrán ser rastreadas por el gobierno en virtud de un principio que éste denomina "anonimato controlable": el gobierno puede acabar con el anonimato de los usuarios si lo desea, lo que significa... que no hay anonimato, en realidad.

El Bitcoin se utiliza ampliamente como reserva de valor y como activo de intercambio

El yuan digital sólo será una moneda de uso corriente. Estará fuertemente controlada por el gobierno para garantizar que su precio refleje el de la moneda nacional en una proporción de 1:1, de modo que no haya oportunidad de especulación para los operadores o una razón para que los inversionistas la acaparen.

¿Qué significa el yuan digital para el Bitcoin?

El bitcoin nunca ha sido adoptado como medio de intercambio en China, donde su comercialización también ha sido severamente restringida desde 2017. Así que no hay muchos cambios en ese frente.

Pero gracias a la energía eléctrica barata, China ha sido históricamente el hogar de la mayor proporción global de mineros de Bitcoin— hasta el 75,5% en septiembre de 2019.

En mayo de 2021, el gobierno Chino dijo que necesitaba reprimir la minería y la comercialización de Bitcoin para "prevenir y controlar los riesgos financieros". Este razonamiento también encaja perfectamente con los objetivos más amplios detrás del yuan digital, por supuesto.

La proporción global de mineros chinos ya había descendido hasta el 46% en abril de 2021, lo que indica que el proceso estaba en marcha antes de que la represión del gobierno comenzara en serio. Las provincias chinas, como Yunnan, Anhui y Qinghai, han prohibido la minería de Bitcoin (supuestamente en un esfuerzo por reducir las emisiones de carbono de China), y a partir de junio de 2021, casi toda la actividad minera del país se ha desconectado, según un analista minero.

La represión también ha llevado al Banco Central de China a emitir un edicto a las plataformas de pago y a los bancos para que cesen las actividades relacionadas con la criptomoneda, mientras que a las instituciones se les ha ordenado que cesen de prestar servicios a las plataformas de intercambio de criptomonedas y a las plataformas extrabursátiles (OTC).

Pero gracias a características fundamentales como la inmutabilidad y la descentralización, Bitcoin es en gran medida resistente a la censura. Aunque la reciente medidas drásticas chinas provocaron la caída en picada del hash rate de Bitcoin (junto con su precio), es probable que los efectos sean temporales.  Los mineros chinos se están trasladando a nuevos lugares rápidamente, mientras que el hash rate de Bitcoin empieza a recuperarse lentamente.

Pero quizás no sea tanto la competencia en casa lo que importa.

Es posible que China también quiera enfrentarse al Bitcoin en otro frente— en una competición por superar al dólar estadounidense y convertirse en la próxima moneda de reserva mundial.

China ha negado tales ambiciones. Pero su informe de julio de 2021 dice que el PBoC invertirá más en pruebas de pagos transfronterizos para promover el yuan digital a nivel mundial.

Mientras tanto, el Bitcoin podría tener un largo camino por recorrer antes de tener la oportunidad de desafiar al dólar como moneda de reserva mundial, pero está experimentando una creciente aceptación. La pequeña nación de El Salvador recientemente adoptó el Bitcoin como moneda de curso legal, convirtiéndose en el primer país en hacerlo.