Tips

  • El presidente de El Salvador se jacta de comprar Bitcoin para el país en su teléfono.
  • Ha ofrecido pocos detalles sobre dónde lo está comprando, o cómo se está asegurando el Bitcoin del país.

El Salvador hizo historia el otoño pasado al convertirse en el primer país en aceptar el Bitcoin como moneda de curso legal. Desde entonces, el presidente del país, Nayeb Bukele, se ha jactado de haber comprado más de 1.000 BTC para el tesoro de El Salvador—y de haberlo hecho todo desde su teléfono.

El gran experimento de Bitcoin de Bukele puede considerarse innovador, imprudente o ambas cosas: es demasiado pronto para decirlo con seguridad. Pero una extensiva falta de transparencia en torno a las prácticas de contabilidad y ciberseguridad del país puede dar motivos de alarma tanto a los salvadoreños como a los inversionistas extranjeros.

Bitcoin en los libros del gobierno

Dado que ningún otro gobierno reconoce Bitcoin como moneda de curso legal, El Salvador se encuentra en un territorio novedoso en lo que respecta a la gestión de la moneda digital. Pero hay buenas prácticas que los gobiernos pueden emplear a la hora de almacenar e informar sobre las finanzas de la nación.

AD

La Reserva Federal de Estados Unidos, por ejemplo, documenta los activos de reserva que posee cada mes. Esos registros abarcan no sólo las monedas extranjeras, sino también los activos físicos como el oro.

Los registros de la Reserva Federal revelan dónde se encuentran estos activos, así como los activos que posee y que técnicamente no le pertenecen. Por ejemplo, en el apartado de "existencias de oro", la Reserva Federal señala que el oro mantenido "con fines específicos" en los bancos de la Reserva Federal para "cuentas extranjeras e internacionales" no se incluye en sus recuentos mensuales.

"Es un ejercicio de contabilidad, y algo que se puede auditar. Es el balance del banco central, y los estados financieros te dirán exactamente cuáles son los activos del banco central y, en la mayoría de los casos, dónde se encuentran", dijo a Decrypt Steve Hanke, profesor de economía aplicada de la Universidad John Hopkins. "Es algo muy sencillo. No hay ningún gran secreto".

Sin embargo, cuando se trata del Bitcoin de El Salvador, no existe tal transparencia ni contabilidad pública.

Bukele ha dicho que ha comprado más de 1.000 BTC, aunque no está claro dónde están almacenados estos fondos. La oficina de prensa de Bukele no respondió a las múltiples solicitudes de comentarios para este artículo.

AD

Por ahora, los salvadoreños—que tienen derecho, en teoría, a saber lo que el gobierno está haciendo con su riqueza colectiva—sólo pueden adivinar lo que Bukele está haciendo con el Bitcoin que dice estar adquiriendo.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, con los ojos de láser de Bitcoin en Twitter. (Imagen vía Nayib Bukele en Twitter)
El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, con los ojos de láser de Bitcoin en Twitter. (Imagen vía Nayib Bukele en Twitter)

Participaciones de Bitcoin en El Salvador

Mientras que Bukele es aficionado a los anuncios llamativos en Twitter sobre la compra de la caída, se ha negado a dar respuestas a las preguntas más básicas que rodean la gestión del Tesoro por parte de su gobierno.

"Hay muchas cosas que no se están revelando. Por ejemplo, ¿quién tiene las claves privadas de estos Bitcoin?". dijo anteriormente a Decrypt Nolva Serrano, jefa de operaciones del proveedor de wallets de criptomonedas BlockBank.

"Además, cuál es el criterio para decir: 'Oh, hoy vamos a comprar más Bitcoin, o vamos a esperar hasta el mes que viene'. No lo sabemos", añadió.

De hecho, a pesar de que Bukele tuiteó que compraba Bitcoin con su teléfono, incluso eso sigue siendo un punto de debate en El Salvador. Una noticia reciente sugiere que, aunque el presidente se jacte en Twitter de comprar Bitcoin con su teléfono, depende de personas con sede en Estados Unidos para realizar las transacciones.

Este comportamiento y la falta de transparencia pueden ser frustrantes para algunos salvadoreños, pero también pueden tener consecuencias negativas para las perspectivas económicas del país.

Los inversionistas extranjeros, por ejemplo, se han vuelto más reacios a hacer negocios con la primera nación Bitcoiner del mundo. El comportamiento de Bukele ha colocado al país en una posición difícil a la hora de vender bonos y acceder a los mercados de crédito internacionales.

Esto es un problema para un país como El Salvador, que busca refinanciar bonos por valor de 800 millones de dólares que vencen en enero de 2023.

AD

"No sé quién va a comprar estos bonos, pero seguro que no vamos a ser nosotros", dijo Kevin Daly, gestor de fondos de Aberdeen Standard Investments, al Financial Times en noviembre del año pasado.

No sólo las empresas de inversión están preocupadas por el impacto del Bitcoin en las perspectivas de crédito soberano de El Salvador, sino también las agencias de calificación crediticia.

En enero de 2022, Jaime Reusche, de Moody's, sugirió que las tenencias de Bitcoin de El Salvador aún no suponen una amenaza para las obligaciones financieras del gobierno —pero eso puede cambiar.

"Si se eleva mucho, eso representa un riesgo aún mayor para la capacidad de reembolso y el perfil fiscal del emisor", dijo entonces Reusche.

El estilo de gestión de caja negra de Bukele significa que los inversionistas sólo pueden adivinar el estado exacto de las finanzas de El Salvadore.

"Podría estar robando al tesoro público"

Las preguntas sin respuesta en torno a las posesiones de Bitcoin de El Salvador tienen claramente implicaciones financieras o políticas —sin olvidar la creciente preocupación por los peores escenarios.

"Podría estar robando al fisco... eso es un extremo, y no hay evidencia de eso, pero no hay evidencia de nada", agregó Hanke, especulando sobre un hipotético y desastroso escenario que enfrenta El Salvador.

También hay implicaciones de seguridad que surgen de la falta de transparencia del gobierno.

AD

Según una investigación de la plataforma de análisis de blockchain Chainalysis, las wallets de criptomonedas son cada vez más el objetivo de una serie de ataques de malware. Estos programas maliciosos ponen a los hackers en posición de vaciar las existencias de criptomonedas de la víctima.

Al mismo tiempo, las plataformas de intercambio centralizadas —como las que probablemente utiliza Bukele para comprar Bitcoin— siguen siendo el principal objetivo de los hackers. Aunque la mayoría emplean elaboradas medidas de seguridad, algunas son más laxas, incluso cuando se trata de proteger a los clientes de la suplantación de identidad y otras formas de ataque.

Es posible, por supuesto, mantener el Bitcoin de forma segura, especialmente si el propietario recurre al llamado almacenamiento en frío o a custodios especializados. Y es posible que Bukele utilice estas medidas. Pero dada la falta de transparencia de su gobierno, los salvadoreños podrían tener razón al preocuparse de que la riqueza de Bitcoin de su país sea susceptible de ser hackeada, malversada o de otras desgracias.

Stay on top of crypto news, get daily updates in your inbox.