Artículos EspecialesLecturas Largas

El Controversial Año del Bitcoin en El Salvador: Una Línea de Tiempo del 2021


El abrazo del Bitcoin en El Salvador ha sido una de las mayores historias de la industria de las criptomonedas en 2021. Esto es lo que ha ocurrido desde entonces.

Por Scott Chipolina

8 min lectura

Bandera de El Salvador.

En la Conferencia de Bitcoin de este año, celebrada en junio en Miami, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, anunció que su país pronto aceptaría Bitcoin como moneda de curso legal.

Esa noticia fue recibida con un rugido de alabanza por parte de los devotos de Bitcoin en Miami, y también generó elogios en línea de algunos de los defensores más ruidosos de Bitcoin: Caitlin Long, Michael Saylor y Peter McCormack. Otros, incluidos muchos de los que viven en El Salvador, fueron menos entusiastas.

Tras meses de protestas y controversia, la Ley Bitcoin de El Salvador entró en vigor el 7 de septiembre.

Aquí, Decrypt recapitula para ti todo lo que ha pasado desde el gran impulso de Bitcoin en El Salvador, desde las protestas y los volcanes de Bitcoin hasta los arrestos ilegales y las demandas.

Bitcoin llega a la playa

Desde su creación hace más de una década, el Bitcoin ha sido considerado como una alternativa financiera anti-estatal para aquellos que rechazan la extralimitación de los gobiernos y las transgresiones a la privacidad percibidas por el establecimiento financiero existente.

Pero en El Salvador, Bitcoin dio un giro sin precedentes al convertirse en la moneda elegida por el Estado.

"La semana que viene enviaré al Congreso un proyecto de ley que convertirá al Bitcoin en moneda de curso legal", dijo Bukele a la multitud de Miami.

A pesar de ser un paso sin precedentes, la medida de Bukele se inspiró en el libro de jugadas de Bitcoin. Su política fue concebida como una cobertura estatal de El Salvador contra la inflación.

El Salvador, una de las pocas economías no estadounidenses que utiliza el dólar, depende en gran medida de las remesas, es decir, de los pagos de quienes trabajan en el extranjero (a menudo en Estados Unidos) que se envían a amigos y familiares.

Al igual que muchos Bitcoiners, Bukele ha criticado el hecho de que el dólar sea propenso a la inflación. Para empeorar las cosas, los salvadoreños no tienen ningún control político sobre la moneda. Si Washington, D.C., aplica políticas económicas que causan inflación, los salvadoreños sólo pueden ver cómo disminuye su poder adquisitivo.

Ya no. Dada la calidad percibida del Bitcoin como cobertura contra la inflación, se convirtió en la nueva moneda salvadoreña elegida por Bukele.

"Hoy, el mundo cambia para mejor. Hoy, la humanidad da un salto adelante en la inculcación de la libertad humana, la inclusión financiera y mucho más", afirmó Jack Mallers, de Strike, el día del anuncio de Bukele.

Poniendo al mundo sobre aviso

Cuando Bukele anunció por primera vez su adopción de Bitcoin en Miami, se dirigió a un microcosmos intensamente apasionado y maximalista de Bitcoin, algo separado de la comunidad mas amplia de usuarios de criptomonedas.

El resto del mundo se ha mostrado menos entusiasmado con la economía de Bitcoin como moneda de curso legal.

En junio, el Fondo Monetario Internacional dijo que la decisión de El Salvador de adoptar Bitcoin como moneda de curso legal planteaba varias "cuestiones macroeconómicas, financieras y legales que requieren un análisis muy cuidadoso."

Igualmente, el Banco Mundial intervino diciendo que no ayudaría a El Salvador a establecer el Bitcoin como moneda de curso legal debido a las preocupaciones sobre la falta de transparencia de la criptodivisa y el daño bien documentado al medio ambiente.

JPMorgan levantó otra bandera roja. "Está claro que hay implicaciones importantes para ese país, pero es difícil ver cualquier beneficio económico tangible asociado con la adopción de Bitcoin como una segunda forma de moneda de curso legal", dijeron los analistas del banco, también en junio.

También ha habido controversia en torno a Zap Solutions Inc, cuya wallet digital Strike se ha utilizado para facilitar las transferencias de efectivo a criptomonedas en El Salvador. Una investigación de Decrypt descubrió que Zap carecía de licencias para operar en la mayoría de los estados de Estados Unidos. Los expertos sugirieron que esto significaba que muchas transacciones de criptomonedas a El Salvador usando Strike eran potencialmente ilegales.

Ni Strike ni su CEO, Jack Mallers, respondieron nunca a las solicitudes de comentarios de Decrypt. Pero desde entonces, Zap ha obtenido licencias de transmisión de dinero en 17 estados de Estados Unidos.

El mes pasado, algunas de las preocupaciones planteadas por el Banco Mundial y el FMI también fueron planteadas por el Banco de Inglaterra. El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, dijo que lo que le preocupaba "más que nada" sobre la adopción de Bitcoin en el país era si los "ciudadanos de El Salvador entienden la naturaleza y la volatilidad de la moneda que tienen".

Pero los últimos siete meses han sugerido que los ciudadanos de El Salvador sí entienden el Bitcoin, y no quieren que se les imponga como moneda de curso legal.

Controversias internas sobre el Bitcoin

Dentro de El Salvador, el despliegue de la Ley Bitcoin y su monedero Chivo no ha sido nada fácil.

Este mismo mes, los salvadoreños han denunciado la desaparición de los saldos de Bitcoin de sus monederos Chivo sin explicación alguna. Para empeorar las cosas, el presidente Bukele no ha respondido a estos informes.

Pero la queja que muchos salvadoreños han expresado no es sobre la tecnología, es con la premisa de que Bitcoin es un mandato del Estado. Bukele había dicho anteriormente que los salvadoreños no tendrían que usar Bitcoin si no lo deseaban, pero ese no ha sido el caso.

"¿Qué pasa si alguien no quiere usar Bitcoin? Pues nada, que no se descargue la aplicación [Chivo] y que siga su vida normal", tuiteó en agosto.

Pero esto contradice el artículo 7 de la nueva ley, que dice: "Todo agente económico debe aceptar Bitcoin como pago cuando le sea ofrecido por quien adquiere un bien o servicio". Así que el Bitcoin no es opcional para los comerciantes locales.

Los salvadoreños protestaron, volvieron a protestar y protestaron un poco más contra Bitcoin. Las universidades también produjeron varias encuestas que mostraban que la gran mayoría de los salvadoreños creían que la apuesta de Bukele por el Bitcoin era una mala idea.

Jaime Guevara, líder adjunto del partido de oposición de El Salvador, el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional, llegó a presentar una demanda contra el gobierno. Guevara fue apoyado por un grupo de ciudadanos que creen que la ley es inconstitucional y perjudicial.

Hasta ahora estos esfuerzos no han tenido mucho impacto: Bukele, que tiene una vena autoritaria bien documentada, no ha flaqueado en su forma de agitar la bandera del Bitcoin.

Una blockchain pública sin transparencia

En septiembre, las fuerzas del orden de El Salvador arrestaron a Mario Gómez, un conocido crítico de Bitcoin, sin una orden judicial.

"La policía secuestró a Mario. Fue 'arrestado' sin una orden judicial", dijo un empresario local a Decrypt bajo condición de anonimato. El asesor legal de Gómez, Otto Flores, también dijo que "no estaba claro por qué Mario fue aprehendido".

En medio de la dura batalla de El Salvador contra los críticos de Bitcoin, los tribunales del país se dedicaron discretamente a ampliar el control de Bukele sobre el poder. En septiembre, un fallo permitió a Bukele ejercer dos mandatos consecutivos como presidente, una decisión tachada de inconstitucional por las potencias extranjeras, incluido Estados Unidos.

José Miguel Vivanco, otro crítico de Bukele desde su ONG, no se anduvo con rodeos al tuitear: "¿Qué sigue? Si nos guiamos por la historia de Venezuela: censura a la prensa, restricciones a la sociedad civil, impunidad total por violaciones de los derechos humanos, detenciones de opositores, fraude electoral."

Compra de Bitcoin, pero ¿cuándo y cuánto?

A fecha de hoy, Bukele ha comprado más de 1.000 BTC con dinero público.

La búsqueda de la frase "comprando el dip" da alguna idea de la política de Bitcoin del presidente. Por ejemplo, Bukele compró 150 BTC, 420 BTC y 100 BTC en septiembre, octubre y noviembre, respectivamente.

Pero ahí acaba la transparencia. Hasta la fecha, nadie sabe quién controla las llaves privadas del país, un problema grave si se tiene en cuenta que el Bitcoin de El Salvador se está incorporando al Tesoro.

"Hay muchas cosas que no se están revelando", dijo Nolvia Serrano, jefa de operaciones en El Salvador para BlockBank, en septiembre en el podcast Decrypt Daily. "Por ejemplo, ¿quién tiene las llaves privadas de estos Bitcoin? También, cuál es el criterio para decir: 'Oh, hoy vamos a comprar más Bitcoin, o vamos a esperar hasta el próximo mes'. Eso no lo sabemos".

Serrano añadió: "No hay espacio para hacer cálculos erróneos en esto, y tenemos que ser transparentes porque la comunidad de criptomonedas se preocupa por estos principios."

Copy article link

Want to be a crypto expert? Get the best of Decrypt straight to your inbox.

Get the biggest crypto news stories + weekly roundups and more!