Después de semanas de impulso ascendente, durante las cuales Solana multiplicó su precio por casi cinco veces, la criptomoneda se encontró con un serio obstáculo la semana pasada cuando su red de blockchain se desconectó durante más de 17 horas a partir del 14 de septiembre. Hoy, la Fundación Solana emitió un postmortem inicial del evento, y dió nuevas luces sobra la posible causa.

La mayor parte de la información contenida en el informe general inicial confirma lo que se tuiteó la semana pasada, ya sea a través de las cuentas oficiales de Twitter de Solana o de la del CEO de Solana Labs, Anatoly Yakavenko. En esencia, la red se vio desbordada por una avalancha de transacciones entrantes, que la Fundación había cifrado previamente en hasta 400.000 por segundo.

La avalancha comenzó con el lanzamiento de una oferta inicial de intercambio descentralizado (DEX), o IDO, que se alojaba en el protocolo de finanzas descentralizadas basado en Solana (DeFi), Raydium. Una IDO es un tipo de lanzamiento de tokens que tiene lugar en una DEX, en lugar de una oferta inicial de monedas (ICO) en una bolsa centralizada.

En este caso, la IDO era para el protocolo Grape, un conjunto de herramientas Solana muy utilizado por los desarrolladores de DeFi. La red se vio desbordada por las transacciones generadas por bots, que aparentemente intentaban forzar su camino hacia el éxito en la oferta de tokens.

Las transacciones sobrecargaron los nodos distribuidos de la red Solana, haciendo que algunos se colapsaran debido a la cantidad de memoria utilizada. La red dejó de producir bloques cuando no pudo determinar el consenso sobre el estado actual de la cadena de bloques. La semana pasada, Solana señaló inicialmente el "agotamiento de los recursos" como la causa del tiempo de inactividad.

Aunque el informe de hoy sigue coincidiendo con la información de la semana pasada, el lenguaje actualizado de Solana es más preciso: "La causa de la caída de la red fue, en efecto, un ataque de denegación de servicio", dice el informe.

Aunque no se trata de un ataque DDOS tradicional, o un ataque de denegación de servicio distribuido -el tipo que puede dejar fuera de servicio a sitios web y otros servidores-, la declaración de Solana sugiere que el resultado final fue similar.

En última instancia, los validadores de la red optaron por actualizar y reiniciar la red, creando una bifurcación dura a partir del último bloque confirmado. Según el informe de Solana, se necesitaron 14 horas para coordinar el esfuerzo de reinicio entre el 80% de los validadores, actualizar los nodos y poner la red en marcha de nuevo.

"Gracias a la comunidad de validadores, a los ingenieros y a todo el ecosistema de Solana por unirse para solucionar este problema", dice el informe. "En las raras ocasiones en que ocurren problemas como este, es perjudicial para todos, y cuando se necesita arreglar algo en una red descentralizada, es un verdadero proyecto comunitario".

La Fundación Solana tiene previsto publicar un postmortem técnico más sólido en las próximas semanas con la ayuda de la comunidad.

Aunque el mercado de criptomonedas más amplio ha bajado significativamente hoy, cayendo un 10% en la capitalización total del mercado, Solana (SOL) ha visto una mayor caída de precios que muchos de sus contemporáneos. En este momento, el rival de Ethereum ha bajado un 18% en los últimos siete días a un precio actual de 140 dólares, según Nomics, una fuerte caída desde el máximo histórico de 213 dólares establecido a principios de este mes.