Tres estafadores se hicieron pasar por religiosos y trabajadores del gobierno para lanzar una estafa de criptomonedas que recaudó 27 millones de dólares de feligreses desprevenidos y otros esperanzados inversores en los EE.UU., alegó la Comisión de Valores y Bolsa de los EE.UU. en una queja federal publicada el viernes.

La SEC alega que Dennis Mbongeni Jali, John Erasmus Frimpong y Arley Ray Johnson atrajeron a las víctimas, entre ellos pastores de iglesias de Maryland, feligreses y doctores, con un bot de inversión en criptomonedas que les reportaría altas tasas de interés en sus inversiones.

Para reclutar a sus víctimas para la compañía llamada "1er millón", los tres hombres asistieron a funciones de la iglesia y se presentaron como "más interesados en la libertad financiera filantrópica de los demás que en la ganancia financiera personal", según documentos del tribunal.

"Los tres hombres se presentaron como 'pastores' y dijeron a los posibles inversores que el trabajo del "1er millón" era para promover la misión de Dios, ya que ayudaba a las iglesias y a sus miembros a conseguir riqueza personal y libertad financiera", decía la demanda.

Pero en lugar de cumplir su promesa a los clientes y ayudar con causas caritativas, el trío estaba llevando a cabo un esquema Ponzi, según la Comisión de Valores y Bolsa. Utilizaron los fondos recaudados de los nuevos inversores para pagar a los antiguos inversores, lo que haría que pareciera que el bot de trading funcionaba realmente, y utilizaron el resto del dinero para financiar un lujoso estilo de vida que incluía coches de lujo, aviones privados y vacaciones familiares, dijo la SEC.

Los investigadores dijeron que los hombres recaudaron más de 28 millones de dólares de más de 1.200 inversionistas que usaron el esquema desde 2017 hasta mediados de 2019. Al cierre de esta edición, los perpetuadores del 1er. millón esperan ser juzgados en EE.UU. por estafar a los inversores, según la denuncia.

La supuesta estafa es similar a la promesa de Bitconnect de pagar un 10% mensual a sus inversores en 2018. Otro esquema Ponzi basado en Ethereum, llamado Forsage, también usa la misma narrativa, la de prometer retornos masivos usando un bot de comercio de contratos inteligentes.

Pero mientras que Bitconnect se enfrentó a una acción legal en los Estados Unidos y fue clausurado rápidamente por las autoridades en 2018, Forsage sigue vivo y en buen estado, a pesar de enfrentarse a una acción judicial en Filipinas. Sin embargo, los inversores no son las únicas víctimas de Forsage. La empresa ilícita ha obstruido la red de Ethereum y es la segunda empresa más consumidora de gas según Gas Station.