Tips

  • El CEO de Coinbase, Brian Armstrong, habló con Peter McCormack en el podcast What Bitcoin Did.
  • Habló de la controvertida adquisición de Neutrino y de lo que pasó después.
  • Armstrong reconoció que "definitivamente cometimos un error".

El CEO de Coinbase, Brian Armstrong, admitió hoy que la adquisición de Neutrino, una compañía dirigida por un infame equipo de hackers, en marzo de 2019, fue un error. Hablando con Peter McCormack en el podcast What Bitcoin Did, dijo que Coinbase no tenía excusa.

"Definitivamente cometimos un error", dijo Armstrong, y añadió que "La mayor parte de nuestra diligencia fue en torno a la propia tecnología. Lo que fallamos fue la diligencia debida más alrededor de nuestros valores y nuestra cultura".

Armstrong explicó que Coinbase necesitaba un nuevo software de análisis y que la elección era entre desarrollarlo internamente, adquirir a alguien o invertir. Al final, la compañía decidió comprar la plataforma de análisis de cadena de bloques Neutrino.

"Esta es una instancia en la que metimos la pata. Deberíamos haber hecho más diligencias. Desde que eso sucedió, renovamos nuestro proceso de diligencia para incluir este tipo de controles de reputación en el proceso. Realmente no hay excusa que pueda darles", reconoció Armstrong.

Como informó Decrypt, después de la adquisición de Coinbase, los comentaristas se apresuraron a señalar que miembros clave de Neutrino estaban vinculados a una organización italiana llamada Hacking Team, conocida por vender programas de espionaje a regímenes autoritarios de Arabia Saudita, Sudán y Venezuela. Según McCormack, "parte de su trabajo llevó a la detención de periodistas y a la muerte de personas".

Armstrong dijo que después de darse cuenta de que Coinbase podría haber contratado algunos "sombreros negros" (término usado para hackers con malas intenciones), insistió en hablar primero con el personal de Neutrino para averiguar cuánto de esto era cierto. Después de evaluar la situación, despidió a algunos de los ex miembros del Hacking Team pero no especificó a quienes.

Todas las personas clave que tenían "algún tipo de interrogante o problema de reputación o valores" fueron despedidas de la empresa, dijo. Mientras que algunos ingenieros de nivel inferior que "no eran los que tomaban las decisiones y no eran tan culpables" permanecieron en la empresa.

Desde entonces, Coinbase ha continuado desarrollando su software de análisis de cadenas de bloques, ofreciéndolo a organismos del gobierno de Estados Unidos como la DEA y el IRS. En esto, Armstrong reconoció que no es un movimiento popular pero que tales medidas son necesarias para conectar los mundos fiat y cripto.

El CEO de Coinbase, Brain Armstrong, hablando con el podcaster Peter McCormack. Imagen: What Bitcoin Did.

"Una de esas desafortunadas realidades del mundo, como si no la hubiéramos creado, es que las regulaciones del tipo AML están aumentando", señaló, añadiendo que "las compañías de análisis de cadenas de bloques, Chainalysis y otras, están esencialmente vendiendo datos que están disponibles públicamente. Así que eso es lo que Coinbase Analytics está haciendo también."

Al mismo tiempo, Coinbase está pagando mucho dinero en impuestos al IRS, por lo que proporcionar a las agencias algún servicio analítico pagado podría ser una manera de recuperar dinero, explicó.

"Pueden ir y comprar este tipo de software de análisis de cadenas de bloques donde quieran, así que creo que deberíamos recuperar algo de dinero por ello si tenemos que hacerlo como coste de hacer negocios", dijo Armstrong.

Por otro lado, también reconoció que la cantidad de ingresos es "bastante insignificante" y Coinbase incluso consideró la posibilidad de proporcionar este servicio de forma gratuita pero "aparentemente el gobierno no te deja hacerlo".