Tips

  • Venezuela pidió al Banco de Inglaterra que le permitiera usar su oro para pagar las medicinas y alimentos durante las pandemias de COVID-19, pero el Banco se negó.
  • Las Naciones Unidas actuaron como intermediarios y convencieron al Banco para que permitiera a Venezuela acceder a parte de su oro.
  • La situación ilustra perfectamente por qué Nicolás Maduro ya ha empezado a acumular Bitcoin y Ethereum como parte de las reservas internacionales de Venezuela.

Fue necesaria la intervención de las Naciones Unidas, pero el gobierno de Venezuela finalmente logró el miércoles que el Banco de Inglaterra le permitiera usar una porción de su propio oro para comprar comida, medicinas y otros suministros para combatir la pandemia del coronavirus.

Involucró algunas complejas maniobras geopolíticas. Pero la situación podría haber sido mucho más fácil si el gobierno de Nicolás Maduro hubiera usado Bitcoin, en lugar de oro, para sus propias reservas, como supuestamente planeaba hacer desde el septiembre pasado.

A principios de esta semana, Reuters informó que el gobierno de Maduro consiguió que la ONU actuara como intermediaria, contrarrestando el argumento del Banco de Inglaterra de que debería retener el oro mantenido en reserva porque podría ser utilizado para actos corruptos por un gobierno que Inglaterra considera ilegítimo.

El Banco de Inglaterra basó su postura, en parte, en una petición del diputado venezolano Juan Guaidó de no entregar los fondos a Venezuela. El Banco, después de todo, reconoce a Guaidó como el verdadero presidente de Venezuela, ya que el Reino Unido es una de las casi 50 naciones que no reconocen la autoridad de Maduro.

El hecho de que el Banco de Inglaterra haya aceptado entregar al menos parte del oro de Venezuela a Venezuela es sin duda un alivio para el país. Sin embargo, todo este maniobraje político es un argumento a favor del uso de activos descentralizados, como Bitcoin y Ethereum, como almacenes de valor. Por otra parte, refuerza el argumento de que las criptomonedas desempeñarán un papel geopolítico cada vez más importante a medida que pase el tiempo.

La política, después de todo, está en la raíz del problema. Si bien el Banco de Inglaterra puede tener razones legítimas para preocuparse por la corrupción en el gobierno de Venezuela, emitir juicios morales va más allá de su papel como custodio de activos.

Pero incluso en el improbable caso de que Venezuela recupere el control total de sus reservas de oro, el país todavía se enfrenta a la perspectiva de teneer que recurrir al trueque de bienes y servicios con otras naciones, ya que la infraestructura bancaria mundial no muestra mucho afecto por su gobierno.

Bitcoin arregla esto.

Bitcoin y la política de las criptomonedas: Como la situación del oro de Venezuela es un punto a favor de la descentralizacion

Lo que le sucede a Venezuela ilustra perfectamente los beneficios de las criptomonedas para las naciones soberanas, no sólo para los pueblos dentro de esas naciones sino para los gobiernos como herramientas geopolíticas. Y explica por qué el gobierno de Maduro ya ha comenzado a acumular Bitcoin y Ethereum como parte de sus reservas internacionales.

El Banco de Inglaterra tiene más de 1.200 millones de dólares en lingotes de oro de Venezuela. Imagen: Shutterstock.

El Banco de Inglaterra tiene más de 1.200 millones de dólares en lingotes de oro de Venezuela: Shutterstock.
A diferencia del oro, los costes de envío de fondos en Bitcoin son mínimos. Los costes de custodia también son gratuitos. Incluso los costes de transacción son menores con Bitcoin (a pesar de las altas comisiones actuales) que con la oferta más atractiva de cualquier banco, fintech, o servicio de remesas.

Y, quizás lo más importante, las transacciones descentralizadas entre pares eliminan a los intermediarios, sacando a cualquier organismo gubernamental o bancario de la ecuación. Las redes de criptomonedas son apolíticas y amorales.

Por lo tanto, las reservas de Bitcoin permitirían a Venezuela "actuar como su propio banco" a nivel internacional. Y si sigue adelante con este plan, podría proporcionar una guía para que otras naciones la sigan.

Pero no nos engañemos. Aunque Venezuela puede ser tan corrupta y socialista como se quiera pensar, en el fondo el problema con su actual gobierno puede no ser ideológico, sino más bien de oportunidad. Después de todo, Venezuela es un pequeño país rico en petróleo que se encuentra actualmente atrapado en medio de una disputa entre dos gigantes económicos, China y los Estados Unidos.

Así que aunque nos estremezcamos al pensar en un gobierno corrupto como el de Venezuela usando Bitcoin para eludir las restricciones internacionales pues, la verdad es que las criptomonedas como activo de reserva podrían dar un respiro a cualquier país que, por cualquier razón, no esté a favor del status quo geopolítico.