Tips

  • El regulador financiero maltés ha publicado los nombres de 57 startups de criptomonedas que no han podido completar su proceso de concesión de licencias.
  • Las regulaciones de la isla en materia de criptos han demostrado ser demasiado estrictas para muchas empresas.
  • El regulador dijo que todavía se estaban considerando 26 empresas de nueva creación.

Aproximadamente el 70% de las startups de criptomonedas y blockchain que completaron la primera etapa del proceso de solicitud de licencia de servicios financieros en Malta no obtuvieron la autorización buscada, según los datos publicados por el regulador financiero maltés la semana pasada.

Cuando se anunciaron en 2018, las regulaciones de Malta respecto a las criptomonedas fueron consideradas como las más innovadoras del mundo. Pero a pesar de la imagen de ser una criptonación, y del bombo y platillo de la "Isla Blockchain", el proceso de solicitud es costoso, y las regulaciones son demasiado estrictas, dijeron a Decrypt personas asociadas a la industria.

"La regulación en Malta surgió de una mentalidad de tecnocracia, búsqueda de rentas y obediencia a la UE. Exactamente lo contrario de lo que se necesita", dijo Leon Siegmund, miembro de la junta directiva de la Asociación Blockchain de Malta y fundador del Bitcoin Club Malta.

La autoridad de Servicios Financieros de Malta (MFSA) recibió 340 solicitudes preliminares de licencias el año pasado. Pero, hasta la fecha, no ha emitido ni una sola.

El fracaso de las criptomonedas en Malta

La MFSA publicó los nombres de 57 compañías que solicitaron una licencia pero que no completaron el proceso, según lo dispuesto, en noviembre de 2019.

Las empresas que no completaron el proceso de licencia de la MFSA. (MAGE LovinMalta)

Entre ellos está Palladium Exchange, propiedad de la empresa maltesa de seguros y gestión de activos Global Capital. La oferta inicial de monedas de la empresa se facturó como la primera oferta inicial de monedas convertibles del mundo, y se prometió a los inversores que podrían convertir los tokens en acciones de la empresa en una fecha posterior.

El ambicioso plan consistía en recaudar 150 millones de euros (160 millones de dólares) e invertir la mitad de los ingresos en la compra de una participación de control en un banco europeo, y otro 35% en el desarrollo de una plataforma de intercambio de criptomonedas.

Palladium no respondió a la solicitud de comentarios, y no se sabe qué pasó con el esquema.

De hecho, tampoco se conoce el destino de 257 de las 340 solicitudes iniciales, ya que sólo 26startups -principalmente plataformas de intercambio de criptomonedas- siguen siendo contendientes en el proceso de solicitud, según la MFSA.

Y no incluyen a Binance. La mayor exchange del mundo por capitalización de mercado fue una vez la joya de la corona de Malta. Pero, en febrero, la MFSA anunció de forma controvertida que Binance ya no tenía ninguna actividad con licencia en el país.

Isla Blockchain: Bajo una nube

Pero hay otra razón por la que la isla Blockchain no cumplió su promesa original.

Desde hace mucho tiempo, Malta ha sido objeto del escrutinio de la Unión Europea en relación con el blanqueo de capitales, sus planes de "dinero por pasaporte" y, más recientemente, el asesinato de la periodista Daphne Galizia Caruana, que vinculó a los ministros del gobierno con los Documentos de Panamá.

Las autoridades se han mantenido al margen de la investigación. Pero en noviembre de 2019, el hombre que presuntamente ordenó su asesinato, el multimillonario maltés Yorgen Fenech, fue detenido. Nuevas pruebas lo vincularon con el gobierno, y forzaron una ola de renuncias.

El desacreditado primer ministro de Malta, Joseph Muscat, estaba entre ellos. Hizo de la blockchain uno de los objetivos futuristas de su gobierno, y la tecnología ha caído en desgracia junto con su principal entusiasta.

Incluso el nuevo ministro de economía de Malta, Silvio Schembri ha cambiado recientemente su tono.

En el gobierno de Muscat, Schembri fue secretario parlamentario para la economía digital, y supervisó la innovadora legislación de Malta sobre las criptomonedas. Alentó a las empresas y a los trabajadores a establecerse en Malta mientras que, durante tres años consecutivos, la isla mediterránea disfrutó de la economía de más rápido crecimiento en Europa.

Pero Schembri no habla de cripto en estos días, y su sonrisa de bienvenida se ve tensa. En marzo, cuando la pandemia del covid 19 golpeó a Malta, advirtió a los trabajadores extranjeros que, si se encontraban con dificultades financieras, debían abandonar inmediatamente la isla y no esperar ayuda estatal. La importante comunidad de expatriados de Malta se quejó en Facebook, y el ministro se disculpó después por sus comentarios.

Mientras tanto, las solicitudes de licencias de criptomonedas siguen siendo examinadas por la MFSA, pero no hay demasiadas personas que las soliciten en estos días.