En Resumen

  • Los gobiernos de todo el mundo están aumentando la vigilancia.
  • Esta vigilancia se utilizará para ayudar a detener la propagación del coronavirus.
  • Pero una vez terminado, ¿los gobiernos dejarán de actuar como el Gran Hermano o se mantendrá la pesadilla distópica?

Numerosos gobiernos alrededor del mundo están comenzando a desplegar sistemas de vigilancia masiva en un intento de frenar la pandemia.

Pero los defensores de la privacidad están preocupados de que cuando estas medidas se hayan introducido, no habrá vuelta atrás. Una vez que los gobiernos tienen esta capacidad de rastrear a la población, pueden ser reacios a renunciar a ella, planteándose la pregunta, ¿vale la pena el riesgo?

Según The New York Times, varios gobiernos de todo el mundo están tomando medidas cada vez más drásticas en su intento de frenar la propagación del coronavirus. Muchos países están trabajando actualmente o ya han implementado varios sistemas de rastreo que podrían ayudar a identificar a las personas que entraron en contacto con individuos con pruebas positivas.

Según el reportaje, el gobierno de Corea del Sur comenzó a publicar historias de ubicación inquietantemente detalladas de personas que dieron positivo en enero para el coronavirus. La información incluía cuándo los individuos fueron a trabajar, si usaban máscaras protectoras en el metro y en qué estaciones cambiaban de tren. Aún más extraño, los salones de masaje y bares de karaoke favoritos de la gente también fueron revelados públicamente.

No es de extrañar que estos datos de los pacientes pronto fueron explotados y utilizados para identificar a los individuos. Más tarde, el gobierno de Corea del Sur dio un giro de 180 grados a la decisión, declarando que revisaría las directrices de intercambio de datos "para minimizar el riesgo de los pacientes".

"Equilibraremos el valor de la protección de los derechos humanos y la privacidad individuales y el valor de defender el interés público en la prevención de infecciones masivas", dijo Jung Eun-kyeong, director de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Corea del Sur.

Sin embargo, Corea del Sur es sólo un ejemplo, ya que la vigilancia masiva relacionada con el coronavirus se está extendiendo en muchos más países del mundo. EUobserver informa que las personas que están en cuarentena domiciliaria en Polonia deben tomarse selfies geo-localizados dentro de los 20 minutos de recibir la correspondiente solicitud de SMS. Si no lo cumplen, se arriesgan a enfrentarse a un escuadrón de policía en su puerta.

Mientras tanto, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu aprobó recientemente un programa de vigilancia que utiliza el caché de datos de la agencia de seguridad nacional para rastrear la ubicación de personas potencialmente infectadas con el virus. El sistema, inicialmente diseñado para combatir el terrorismo, se ha vuelto ahora contra la propia gente del país.

Una enmienda a un proyecto de ley de emergencia en Francia propone permitir la recolección de datos de telecomunicaciones durante seis meses, en Bélgica durante tres meses. Al mismo tiempo, el operador de telecomunicaciones austriaco A1 ha concedido al gobierno un acceso limitado a datos de localización anónimos durante los dos primeros sábados de marzo.

Los EE.UU. no se quedan atrás. Según el NYT, la Casa Blanca está actualmente en conversaciones con Google, Facebook y otras empresas tecnológicas que podrían proporcionar datos de localización capturados de los teléfonos móviles de los estadounidenses para ayudar a rastrear el coronavirus.

"Podríamos terminar tan fácilmente en una situación en la que facultaríamos al gobierno local, estatal o federal para tomar medidas en respuesta a esta pandemia que cambien fundamentalmente el alcance de los derechos civiles estadounidenses", dijo al NYT Albert Fox Cahn, director ejecutivo del Surveillance Technology Oversight Project.

El Gran Hermano se sale de control

Los expertos de todo el mundo expresan su preocupación por que la vigilancia masiva a tal escala no se detenga luego de que se controle brote. Cuando los gobiernos reciben tal poder en tiempos de crisis, ¿quién puede estar seguro de que lo dejarán ir fácilmente cuando la pandemia comience a declinar? Hay muchas formas en que incluso los datos de localización podrían utilizarse para obtener beneficios políticos o de otro tipo, por ejemplo, para seguir la pista de los oponentes políticos y sus conocidos.

"Tenemos que asegurarnos de que no se produzca una vigilancia después del brote", dijo Estelle Massé, analista de políticas de Access Now, a EUobserver.

El outlet también informa de que Bélgica, Francia y el Reino Unido ya se están enfrentando al Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas en Luxemburgo por su "enfoque de Gran Hermano" ante la pandemia.

"Necesitamos tener un marco que permita a las empresas y a las autoridades públicas cooperar, para permitir una respuesta adecuada para el bien público. Para reducir el riesgo de que los esfuerzos de vigilancia del coronavirus puedan violar la privacidad de las personas, los gobiernos y las empresas deben limitar la recopilación y el uso de datos a lo estrictamente necesario", señaló Mila Romanoff, responsable de datos y gobernanza de United Nations Global Pulse.

Pero, ¿cuántos datos son suficientes?