En Resumen

  • Un nuevo proyecto de ley de criptomonedas pretende clasificar y aclarar el tema de una vez por todas.
  • Hay muy pocas posibilidades de que el proyecto de ley sea aprobado.
  • Varias personas están en desacuerdo con las propuestas del proyecto de ley.

Un nuevo proyecto de ley de criptomonedas está siendo presentado en el Congreso esta semana. El proyecto de ley de criptomonedas de 2020 pretende dividir las criptos en tres distinciones: Commodity, Valor y Moneda.

De acuerdo con Marshall Hayner, fundador y CEO de la firma de pagos en criptomonedas Metal Pay, el proyecto de ley "reestructurará fundamentalmente" la concepción de criptodivisas en los Estados Unidos.

A Hayner se le cita, junto con el representante Paul Gosar, como uno de los fundadores del proyecto de ley presentado en el Congreso el lunes. Un día después de explicar la propuesta a los 541 miembros de la legislatura, Hayner se metió en Twitter y publicó un compresivo hilo sobre el tema.

Según Hayner, el proyecto de ley busca dividir las criptomonedas en tres clasificaciones separadas: cripto-commodities, cripto-valores y cripto-monedas.

La primera, las cripto-commodities, se definen como activos digitales negociables y fungibles que existen en la cadena de bloques. También pueden representar contratos, servicios públicos o productos básicos en el mundo físico. Entre ellos se encuentran probablemente Bitcoin, Ethereum y otros símbolos similares.

El segundo, los cripto-valores, representan un "instrumento similar al valor". Según Hayner, estos también existen en una cadena de bloques pero a menudo derivan su valor de activos externos. Estos podrían referirse a las fichas del mundo real en la cadena de bloques.

Como informó Decrypt, la cadena de comida rápida Fatburger recientemente emitió valores en la cadena de bloques Ethereum. Es probable que tales activos entren en esta categoría.

La tercera y última clasificación es la criptomoneda, pero como Hayner los describe, parece que se refiere a las criptodivisas estabelecidas vinculadas a las monedas fiduciarias. Estas incluyen Tether, USDC, y el Paxos Standard.

El proyecto de ley los cita como "herramientas básicas de una economía digital y global", construidas para resistir la falsificación, el blanqueo de dinero y la manipulación.

Además, el proyecto de ley propone que la Comisión de Comercio de Futuros de Mercancías (CFTC), la Red para la Represión de Delitos Financieros (FinCEN), y la Comisión de Valores y Bolsa (SEC) proporcionen la supervisión adecuada para cada clasificación.

El proyecto de ley tiene "cero posibilidades" de ser aprobado

Si bien la ley propuesta tiene por objeto aportar cierta claridad y orden a la reglamentación de las criptomonedas, ya ha sido víctima de una considerable reacción negativa de la comunidad.

Jerry Brito, director ejecutivo del Coin Center, argumentó que como el proyecto de ley concierne a múltiples jurisdicciones reguladoras, necesitaría el asentimiento de dos comités, lo cual sería casi imposible. Esto, en opinión de Brito, se hace aún más difícil por el hecho de que el cofundador del proyecto de ley, el representante Paul Gosar, no es miembro de ninguno de los comités de consideración.

Además, Alex Gladstein, CSO tanto de la Fundación de Derechos Humanos como del Foro de la Libertad de Oslo, planteó un problema con la ley.

Según el proyecto de ley, cualquier persona que realice transacciones de criptomonedas con una empresa tendrá su información compartida con las agencias reguladoras pertinentes. Argumentó que esto sería una infracción a la privacidad financiera de todos. Aunque en realidad, no es que la blockchain sea muy privada de todos modos.