En Resumen

  • La semana del 9 de marzo inició con la peor caída de los mercados en años
  • El petróleo y otros commodities cayeron fuertemente a mínimos inesperados
  • El Petro, que supuestamente está anclado al Petro y otra cesta de bienes no sigue esta tendencia, lo que pone en duda su naturaleza como stablecoin

Si el “lunes negro” con el que comenzamos esta semana es una mala señal para los mercados, la situación es mucho peor para Venezuela, un país que tiene todos sus huevos puestos en una sola canasta, dependiendo casi exclusivamente de las exportaciones de Petróleo para mantener a sus mas de 30 millones de habitantes.

Hoy, prácticamente todos los mercados que constituyen los engranajes fundamentales de la economía mundial amanecieron con fuertes pérdidas. El West Texas International (precio de referencia del Petroleo en Estados Unidos) pasó de casi 46 dólares a tocar mínimos de 27.5 y el Brent (la referencia europea) pasó de 50 dólares a 30 en un abrir y cerrar de ojos.

Los principales comodities —salvo el oro— y los mercados de acciones también sufrieron fuertes bajas en medio de un episodio de pánico causado por una mezcla mortal de coronavirus + guerra comercial.

La ruptura a la baja parece haber afectado al resto de los mercados de criptomonedas. Bitcoin cayó cerca de un 10%, perdiendo todas las ganancias que había conseguido durante las semanas anteriores.

El Petro no es tan stablecoin como parece

Sin embargo, en Venezuela, el tan controversial Petro anclado al petróleo y otros commodities parece ser un agente libre, moviéndose de manera independiente a los mercados que lo sustentan.

En primer lugar, hay que señalar el valor oficial. La Petro Calculadora muestra un token sólido como una roca. Un valor oficial de casi 60 dólares muestra una seria discrepancia frente a la realidad de los mercados donde un barril de petróleo cuesta casi la mitad. Este valor resulta igualmente cuestionable aún considerando el comportamiento del resto de commodities que supuestamente sustentan el precio del token.

Sin embargo, este es el precio menos importante ya que prácticamente no es utilizado por nadie fuera del gobierno. El precio del Petro en el mercado secundario siempre ha sido mucho menor y mucho más fluctuante —a pesar de las aseveraciones del gobierno del presidente Maduro de que el Petro debería tratarse como una Stablecoin.

En la plataforma de intercambio Amberes, el par Petro/Euro muestra una caída de apenas 2 Euros durante todo el baño de sangre, pasando de 32 a un poco mas de 30 Euros por token, valor que ya se había testeado varias veces a lo largo del año.

El Par Petro/Bitcoin (el de mayor liquidez en la plataforma), por otro lado, muestra una caída de 0.025 BTC por token a 0.024 durante las últimas 24 horas. Por su parte, el token ha caído respecto al Bolívar en poco más de un 10%, lo cual —aunque más acercado a la realidad— se encuentra muy distante del comportamiento real del Petróleo.

En Criptolago, la realidad es igualmente extraña: en la plataforma spot, el Petro tiene un valor de 0.007 BTC (cerca de los 54 dólares) mientras que en la plataforma p2p el valor del mismo token ronda los 0.0025 BTC.

 

Mientras tanto, en la Exchange Cryptia, el Petro se cotiza a 0.0046 BTC aunque el volumen de esta plataforma es casi nulo.

Parece entonces que, en la realidad, los traders no ven al Petro como una stablecoin, y ninguno respeta el valor oficial. De hecho, parecería que cada par tiene un comportamiento completamente distinto y aislado de un valor real en el mercado.

Por ahora, la caída de los mercados no se ha sentido en el mundo del trading venezolano. Las estadísticas de coin.dance muestran de hecho que la semana pasada hubo una recuperación de la tendencia decreciente en el volumen del trading, pero obviamente, de continuar esta caída la economía de Venezuela sufrirá mucho debido a su dependencia casi exclusiva del comercio petrolero.

Ahora bien, al menos este futuro es previsible… El futuro del Petro, ya es otra cosa.