La Empresa Nacional de Electricidad “Endesa”, responsable de operar el sector energético y gasístico de España, ha iniciado un programa piloto para aprovechar el uso de tecnología blockchain en la agilización y otorgamiento del bono social de electricidad.

Este bono permite a los beneficiarios obtener un descuento importante en las facturas de energía en caso de reunir unas condiciones socioeconómicas específicas. La normativa para otorgamiento y administración del bono está regulada por el gobierno español y se enfoca en proteger a los hogares vulnerables o en situación de riesgo.

Para el desarrollo de esta blockhain, Endesa cuenta con el apoyo de las empresas Izertis y Ayesa, las cuales tienen la responsabilidad de poner en marcha la web, proveer la API, y desarrollar los nodos, Smart contracts y demás requerimientos propios de una plataforma blockchain a la medida de Endesa.

“Este reto va más allá de un tema laboral puesto que estamos hablando de localizar en el menor tiempo posible una necesidad tan elemental para la vida de las personas como es la electricidad”, afirmó Urko Larrañaga, Leader de Blockchain de Izertis España en declaraciones recogidas por el portal español El Comercio

La idea que tiene Endesa es usar la tecnología blockchain para llevar un registro confiable y en tiempo real de los datos de sus clientes, permitiendo ver quienes presentan moras en el pago de sus facturas, de manera automática sin posibilidad de manipulación.

Aquellos clientes morosos podrán recibir de manera instantánea, los avisos de corte de suministro, mientas que aquellos cuyos datos sean elegibles para el programa de bonos sociales serán referidos inmediatamente a los servicios sociales para tramitar el beneficio.

En España, los desarrollos de casos de uso para las tecnologías blockchain han tenido un ascenso importante durante los últimos meses. No solo el gobierno ha demostrado un interés en el uso de criptomonedas por parte de sus ciudadanos, Telefónica desplegó la blockchain privada más grande del país, impulsando el desarrollo de aplicaciones que van desde el mundo industrial hasta el académico.

La plataforma será probada en Málaga como piloto, aunque se espera poder extender su uso a otras regiones el país en un corto plazo.