El gobierno español quiere involucrarse cada vez mas con el ecosistema de criptomonedas y tecnologías blockchain, para bien y para mal. En un boletín oficial publicado el 28 de enero de 2020, la Dirección General de la Agencia Estatal de Administración Tributaria de España aprobó las directrices generales del Plan Anual de Control Tributario y Aduanero de 2020, y le dedicaron un espacio al uso, manejo y control de criptomonedas.

Desde la perspectiva de un observador externo, parece que las criptomonedas representan una especie de evento atípico en el acontecer financiero del país. Manifestaron una preocupación por la facilidad que ofrecen para que los criminales puedan utilizarlas en actividades ilícitas fuera del marco regulatorio o del control gubernamental.

“Los avances tecnológicos que facilitan la utilización por el crimen organizado de la internet profunda para el tráfico y comercio de todo tipo de bienes ilícitos, así como el empleo de criptomonedas como medios de pago, continúan representando uno de los desafíos más exigentes en la actualidad” reza el comunicado.

Sin embargo, más allá de un argumento que día a día se va convirtiendo en cliché, la administración española reconoció el potencial de esta tecnología y en vez de atentar contra su uso, optó por una estrategia de educación y formación ciudadana para promover un uso transparente de estos tokens:

“Se impulsarán iniciativas para reforzar la colaboración con los prestadores de servicios y comercio electrónico, así como acciones de adiestramiento y formación que garanticen la correcta preparación en esta materia del personal de las unidades operativas” aseguraron en la parte final de una sección dedicada a la prevención del contrabando, narcotráfico y blanqueo de capitales.

De esta manera, no solo buscan reducir la criminalidad sino también la evasión de impuestos.

Por otra parte, el organismo tributario se enfocará en estrategias que le permitan manejar una mayor información respecto a los actores involucrados en el ecosistema.

Explicaron que continuarán las acciones que ya se habían estipulado desde años anteriores, entre las que destaca la “obtención de información sobre operaciones realizadas con criptomonedas”.

Así que si vives en España, mejor anota en un papel la razon de todas tus transcciones en criptos... No vaya a ser que termines como Craig Wright.