Nuevos detalles han sido revelados sobre la próxima moneda digital de China, confirmando aparentemente las sospechas de que será totalmente centralizada.

Según informes locales, la moneda digital ofrecerá velocidades de 220.000 transacciones por segundo, muy lejos de las siete que Bitcoin soporta. La tecnología blockchain actual no ofrece velocidades tan altas porque mantener una red totalmente descentralizada limita el número de transacciones que se pueden realizar. En cambio, es probable que China utilice una base de datos mucho más centralizada, con criptografía añadida, lo que le permitirá alcanzar un rendimiento mucho mayor.

Sin embargo, una moneda digital centralizada en China es una propuesta preocupante. Dado que su sistema de calificación crediticia social -que se estima se pondrá en marcha en 2020- reprime a sus ciudadanos por violaciones tan pequeñas como tocar música demasiado fuerte en un tren, la posibilidad de controlar la riqueza de los ciudadanos los podía poner en una situación de vulnerabilidad frente al estado.

Y sin embargo, algunos argumentan que las altas velocidades son algo bueno.

"En términos de tecnología, la moneda digital de China sobresale, ya sea por su nivel de seguridad o velocidad, lo que significa que superará a sus competidores en experiencia de usuario", dijo Yang Wang Wang, investigador senior del Instituto Fintech de la Universidad de Renmin de China, al Global Times.

El plazo para el despliegue de la moneda digital china se aceleró en julio, debido a la amenaza percibida por la criptomoneda Libra de Facebook, que sería mantenida por grandes empresas multinacionales. Yang estimó que se estimaba que Libra impulsaría 1.000 transacciones por segundo, ni siquiera cerca de la RMB digital de China.

"China se encuentra ahora a la cabeza de la lista cuando hablamos de de tecnología monetaria digital", añadió.

Si bien es cierto que China ha estimulado al resto del mundo para que se suba al tren de la blcockchain e investigue las monedas digitales de los bancos centrales, sus niveles de centralización suponen un riesgo tanto para la soberanía individual como para la privacidad personal.

El mes pasado, el subdirector del Departamento de Pagos del PBoC, Mu Changchun, afirmó que la moneda digital de China "encontraría un equilibrio" entre el anonimato y el cumplimiento, en un intento por calmar esos temores.

Pero el brazo de investigación de la plataforma de intercambio de criptomonedas Binance analizó un prototipo del renminbi digital, encontrando que la moneda recoge innumerables piezas de datos financieros sobre cada uno de sus usuarios.

Con cada transacción, la moneda digital crea una nueva cadena de datos de recolección de información de usuario a usuario, mostró la investigación.

"A diferencia de las monedas de privacidad, las autoridades centrales podrían recopilar información. Eventualmente, las identidades probablemente estarían atadas a los respectivos monederos individuales, por lo que no sería totalmente anónimo, a diferencia de Bitcoin".

Y sin embargo, a pesar de todas estas preocupaciones, y a pesar de que China está tomando medidas enérgicas contra las distintas exchanges de la región, el CEO de Binance, Changpeng Zhao, sostiene que, de hecho, la moneda digital beneficiará a la industria de las criptomonedas.