La voluntad de Coinbase de cumplir con los reguladores fue tanto su bendición como su maldición para el intercambio ya que dejó la puerta abierta para que el intercambio rival Binance prácticamete absorviera toda la industria de las criptomonedas, según el periodista y autor Jeff Roberts.

Roberts, quien escribió Kings of Crypto - un libro que profundiza en los orígenes de Coinbase - explicó en el episodio 126 del podcast Unchained, "El cumplir con las regulaciones de los EE.UU., que creo que muchos en el ecosistema de las criptomonedas correctamente indican que son demasiado onerosas, le abrió la puerta a Binance para empezar a dar vueltas a su alrededor".

Si bien el cumplimiento de la normativa de Coinbase ayudó a que las criptomonedas fueran más accesibles, también ralentizó la innovación de la empresa. Esto a su vez abrió la puerta a Binance, que ha crecido agresivamente mientras Coinbase esperaba la bendición de los reguladores.

"El asunto de la regulación es una bendición mixta para ellos - les ha ayudado a llegar al público en general, pero también ha impedido su capacidad de innovar", añadió.

En 2017, Coinbase fue la mayor plataforma de intercambio de criptomonedas del mundo, señala Laura Shin, la presentadora del podcast. Pero ese mismo año, Coinbase vio de repente a muchos clientes sacar sus monedas de allí y moverlas a Binance.

A los cinco meses de la apertura, Binance superó a Coinbase como el intercambio número uno del mundo. Hoy en día, Binance tiene un volumen de operaciones de 7,4 mil millones de dólares, mientras que Coinbase Pro (su plataforma de operaciones profesional) tiene sólo 614 millones de dólares, de acuerdo con CoinMarketCap - que ahora es propiedad de Binance. Esas cifras, sin embargo, no incluyen a los no usuarios de Coinbase Pro, la plataforma no publica cifras para ellos. Sin embargo, al mirar los números de usuarios sin procesar, Coinbase empequeñece a Binance. El intercambio con sede en los Estados Unidos tiene 30 millones de usuarios mientras que Binance tiene la mitad.

El repentino y rápido cambio de marea puede explicarse principalmente por la voluntad de Binance de incluir en su lista una gran cantidad de nuevas altcoins, mientras que Coinbase arrastró sus pies por el temor a represalias legales de los reguladores.

"Creo que esa fue y es una historia interesante: la ágil capacidad de Binance para construir lo que quieren, y operar de la manera que quieren. Y Coinbase se volvió burocrático como resultado de tener que cumplir con las regulaciones", dijo, añadiendo, "Coinbase estaba puliendo su viejo Ford y sintiéndose realmente orgulloso, mientras que Binance estaba construyendo un Porsche. Y creo que les ganaron".

La batalla entre un campeón obediente y un retador ágil es muy familiar. En el mundo de la tecnología, nombres tan conocidos como Facebook y Uber construyeron productos y servicios a tal ritmo que las normas y reglamentos diseñados para mantenerlos a raya apenas podían seguir el ritmo. Como resultado, las industrias que irrumpieron - el transporte privado y las redes de publicidad - se quedaron en el polvo. Si hubieran esperado a que giraran las lentas ruedas de la elaboración de normas, ¿se habrían hecho tan grandes o tan rentables?

La batalla entre las plataformas de intercambios es una batalla por el alma del mundo de las criptomonedas ¿Desea el ecosistema seguir siendo el rebelde de los márgenes, sin preocuparse por las reglas y atrayendo a gente de ideas afines a esta bandera antiestablishment, o quiere ser abrazado por los que establecen las reglas y convertirse en una alternativa legítima al capitalismo? Ninguno de los dos bandos puede reclamar la victoria con seguridad, pero las líneas de batalla están firmemente trazadas.