A pesar de tener cierto tiempo volando bajo el radar, la tristemente célebre historia de OneCoin está lejos de llegar a su fin. De vez en cuando aparecen nuevas experiencias, noticias y descubrimientos que no hacen mas que enturbiar la ya deteriorada imagen del proyecto.

Una investigación organizada por el DFRLAb, concluyó que el equipo de OneCoin utilizó las redes sociales para manipular la percepción del proyecto, minando páginas webs con reseñas positivas para minimizar el impacto de un número creciente de usuarios que denunciaban el proyecto en páginas como Quora o Trustpilot.

El DFRLab es Laboratorio de Investigación Digital Forense del Concejo del Atlántico, una importante organización que agrupa a atlantistas estadounidenses expertos en áreas estratégicas como política, desarrollo empresarial y asuntos internacionales.

El laboratorio notó que hubo un aumento inusual en las reseñas positivas de OneCoin justo cuando comenzó a difundirse la idea de que el proyecto podría ser un esquema Ponzi. De acuerdo con la investigación casi el 90% de todas las reviews de 5 estrellas registradas para OneCoin se produjeron entre agosto y octubre de 2019, para luego caer al ritmo natural.

En Septiembre se observó un aumento en reportes negativos sobre Onecoin, e inmediatamente las reseñas positivas pasaron de ser casi nulas a mas de 400 en un mes. Fuente: DFRLab

Esta táctica ahogaba las denuncias en un mar de reseñas positivas artificiales, y aunque TrustPilot no colaboró para determinar la falsedad o veracidad de las cuentas, el comportamiento fue calificado como "altamente sospechoso".

"El pico de octubre de 2019 en las clasificaciones de cinco estrellas indicó una afluencia anormal de críticas favorables a medida que aumentaban las relaciones públicas y los problemas legales de OneCoin” explicaron en el informe, “existe la posibilidad de que la afluencia de calificaciones y críticas fuera orgánica, pero el momento y la extrema parcialidad resultan altamente sospechosos".

La misma táctica se repitió en Quora, donde un grupo de cuentas se dieron a la tarea de ofrecer respuestas positivas para aquellas preguntas relacionadas con OneCoin. El equipo de DFRLab explicó que la compañía aprovechó la controversia para aplicar ciertas tácticas sociales poco transparentes que pasaron desapercibidas ya que los investigadores ante los reguladores, investigadores y personas afectadas.

OneCoin compite con Bitconnect por el título de la estafa más famosa del ecosistema cripto. El abogado experto en criptomonedas Preston Byrne se refirió a OneCoin como “es una de las más escandalosas, flagrantes y longevas supuestas estafas en el negocio de las criptodivisas”.

El proyecto, dirigido por la búlgara Ruja Ignatova buscaba vender paquetes educativos. Usaban al Bitcoin como referencia para prometer fuertes ganancias al tiempo que daban a los inversionistas una criptomoneda que no podía intercambiarse en ninguna plataforma fuera del propio ecosistema creado por la compañía.