A una semana de iniciar el 2020, ya China tiene su tercer anuncio de blockchain de próxima generación, esta vez de la mano de Ant Financial, la fintech china responsable del desarrollo de AliPay.

En un evento divulgado el 8 de enero, el vicepresidente de la firma, Guofei Jiang, reveló que “Ant Blockchain Open Alliance” tendría la capacidad de soportar cerca de mil millones de transacciones al día, con una capacidad de 100.000 procesamientos de información por segundo.

Ant Financial es la fintech mas valiosa de todo el mercado chino y sus productos son usados por cerca de la mitad de toda la población de China continental. Guofei aseguró que Ant Financial maneja mas de mil patentes relacionadas a esta nueva tecnología, las cuales han demostrado una utilidad en más de 40 áreas que van desde el control de cadenas de suministros hasta el envío de remesas a nivel internacional.

Esta característica es de vital importancia ya que es una garantía de que la blockchain tiene un enfoque amplio que supera al de convertirse únicamente en un medio para transmitir valor —como lo serían ciertas criptomonedas como Bitcoin, Litecoin o XRP.

Por los momentos no se menciona si la blockchain de Ant Financial es “Turing complete” o soporta la creación de contratos inteligentes. Lo que sí es cierto es que esta solución tecnológica estará disponible mucho antes que sus competidores: Se espera que el lanzamiento de la versión oficial suceda a mediados del próximo mes, superando a XuperChain de Baidu, y a la BSN propuesta por un conglomerado de firmas industriales y gubernamentales.

China ve en la blockchain un asunto de interés nacional

La explosión del interés de China por la blockchain va más allá de un asunto tecnológico: El gobierno del gigante asiático ve esta carrera industrial como un asunto geoestratégico. A finales del año pasado las autoridades chinas habían demostrado incomodidad y preocupación ante la amenaza que podía representar el lanzamiento de Libra —programado para este año.

El proyecto Libra es una propuesta que salió de Facebook y contó que el apoyo de un importante conglomerado de firmas multinacionales. La idea busca crear un procesador de pagos basado en tecnología blockchain creando una especie de criptomoneda de alcance global que permita la transferencia de dinero a través de la red Facebook (la principal red social del mundo) sin intervencion bancaria.

Quizá con esta situación en mente, ya varios altos funcionarios chinos comenzaron a sustituir la palabra “estudio” de sus discursos para virar a un tono mas activo, pasando a la etapa de implementación de esta tecnología.

Para cuando China había anunciado el lanzamiento seguro de una criptomoneda nacional, ya David Marcus —cocreador de Libra — estaba esgrimiendo ese argumeneto como una de las principales defensas ante el congreso norteamericano para estimular el desarrollo de Libra. Sus esfuerzos, por cierto, no parecen haber arrojado los resultados esperados.

Junto a este anuncio, el presidente de China, Xi Jinping, también dio un espaldarazo a los desarrolladores de tecnologías blockchain, llamando a que se invirtiera más en estos emprendimientos. Su discurso tuvo repercusiones globales, causando una de las mayores subidas del precio del Bitcoin en toda su historia.

Contrario a la imagen dura y escéptica que había demostrado hasta antes de estos eventos, parece que ahora China no tiene intención alguna de frenar en el camino (y mucho menos de retroceder). Los desarrollos de este país hacen lucir a las blockchain más rápidas del mundo occidental como autenticas tortugas, aunque en términos de usabilidad global los chinos tengan mucho, muchísimo, que probar.

Alipay es extremadamente popular y exitosa en China, pero poco utilizada en occidente. Y difícilmente le quite terreno a PayPal sin importar cuan efectiva sea. De la misma manera, la Ant Blockchain Open Alliance tiene mucho camino por recorrer, si quiere convertirse en una blockchain “mainstream”.

Pero el mundo de las criptos es un maratón, no una carrera. Y a China le sobran piernas.