Tips

  • Castillo Craig, la primera clínica de adicción a las criptomonedas en el mundo, ha visto multiplicarse por diez las consultas de sus terapias de rehabilitación en el último año.
  • Pero se desconoce el verdadero alcance del problema y los enfoques terapéuticos difieren, como dejan en claro los testimonios de terapeutas y adictos en recuperación.

En su remolque, en las remotas islas Shetland —a 12 horas en ferry desde el territorio continental escocés— Steven Elphinstone se quedaba mirando los gráficos de la trayectoria del precio de Bitcoin durante días y noches sin fin, buscando pistas sobre el movimiento de la criptomoneda en la forma fugaz de la cola que se hacía en un barco vikingo con forma de dragón.

"Puedes recurrir a la falta de sueño, la mala nutrición y luego a una alimentación substancial, y después utilizar una sustancia para anular el efecto alucinógeno de la falta de sueño; en un momento dado, tu concentración es tan intensa que no puedes dejar de pensar en ello", me dice.

Elphinstone, de 49 años, es un antiguo minero de minas subterráneas y afirma haber comprado y perdido cientos de Bitcoin. Alimentó su pasión por las cartas astrales con mitología vikinga, numerología y un cóctel de drogas: cannabis, LSD, setas, anfetaminas y ketamina. (Con la ketamina, "realmente me transporté a mi carta astral", dice con cierto regocijo).

AD

Ha venido a hablar con Decrypt recién salido de su sesión diaria de terapia en el Castillo Craig, la primera clínica de rehabilitación del mundo para tratar la adicción a las criptomonedas. Los enfoques terapéuticos para la más novedosa de las adicciones son controvertidos —pero es incuestionable el creciente interés por las criptomonedas y el comercio, impulsado por el aislamiento y un mercado alcista. El terapeuta de Castillo Craig, Tony Marini, señala que las consultas para ingresar en su programa de rehabilitación de criptomonedas se han multiplicado por 10 desde el año pasado.

Del juego y las drogas al comercio de Bitcoin

Ubicada en un impresionante castillo del siglo XVIII, la clínica se encuentra a unos 40 kilómetros de Edimburgo, la capital de Escocia, un país que registra muchas más muertes por droga per cápita que cualquier otro de Europa.

Marini, un elegante escocés de 56 años de origen italiano, es un adicto en recuperación.

Se enganchó al juego, al alcohol y a la cocaína cuando era adolescente, y sólo dio un giro a su vida hace 16 años, pero no antes de que lo sacaran del borde de la muerte.

Anthony Marini, Castillo Craig
El terapeuta de Castillo Craig, Anthony Marini, fue el primero en identificar un vínculo entre el juego y la adicción a las criptomonedas. Imagen: Decrypt

Marini cree que el trading de criptomonedas es muy similar a los juegos de azar, y afirma ser el primer terapeuta en reconocer el patrón; el camino hacia la adicción va desde las operaciones ocasionales y las ganancias frecuentes —que alimentan un deseo de dopamina y conducen a fantasías de grandes ganancias— hasta episodios prolongados de pérdidas, y una pérdida de prestigio que resulta en el aislamiento y la retirada. Finalmente, la adicción puede conducir a actos ilegales, desastres y, a veces, incluso al suicidio.

AD

"Si le dices a alguien que se dedica a las criptomonedas, 'así que ocasionalmente estás apostando', te dirá 'no, no lo hago'. Así que quita la palabra "apostando" y di "ocasionalmente comerciando", dice, a fin de hacer hincapié acerca de las similitudes entre ambos.

"Comúnmente, la gente empieza porque quiere comprar cosas de la web oscura. Y la única forma de hacerlo es con criptomonedas".

Tony Marini

Nos sentamos en un banco azotado por el viento mientras él nos describe a un antiguo cliente que se dedicaba a las finanzas y empezó a comerciar con Bitcoin en 2010. Le picó el gusanito y se diversificó con otras criptomonedas. Pero empezó a perder dinero y acabó malversando más de un £ 1 millón de libras ($1,3 millones de dólares) del dinero de su empresa.

"Generalmente, la gente empieza porque quiere comprar cosas en la dark web. Y la única forma de hacerlo es con criptomonedas", dice Marini. "El mayor problema es esta adicción cruzada [con las criptomonedas] que comienza —mediante las drogas y el alcohol".

Desde 2017, Marini ha tratado a 15 clientes únicamente por su adicción a las criptomonedas. Dice que lo más habitual es que las personas sean remitidas a Castillo Craig por su adicción a las drogas o al alcohol y entonces "su tratamiento suele revelar otras obsesiones conductuales, y la más destacada de ellas es la adicción a las criptomonedas."

Ocho o nueve de los 50 clientes que se encuentran actualmente en la clínica pertenecen a esta categoría. Por lo general, tienen "un poco de dinero extra", y tienen entre 20 y 45 años, señala mientras caminamos por los extensos recintos de Castillo Craig

Pasamos junto a unas llamas y un simpático cerdo. En todas direcciones hay senderos flanqueados por árboles que ofrecen unas magníficas vistas panorámicas de la campiña, así como numerosos pabellones —antiguas habitaciones de la servidumbre del castillo— en los que se aloja a los clientes. Finalmente, llegamos al pequeño pabellón de fumadores, donde parece que se encuentran bastantes de ellos.

Marini asiente y les sonríe. La nicotina y la cafeína son prácticamente las únicas drogas que se les permite a los residentes de Castillo Craig —incluso el uso del teléfono móvil está estrictamente limitado a dos horas a la semana.

"Están constantemente en el teléfono, en su laptop, en la computadora, lo que sea... viendo los precios de éstas [criptomonedas] subiendo y bajando. Y es como un síndrome de abstinencia cuando se les quita el teléfono o la computadora; les entra ansiedad, sudoración de las palmas y ataques de pánico", dice Marini.

AD

Un viaje de adicción

Castillo Craig afirma ser el único centro para tratar la adicción a las criptomonedas entre 2017 y 2019. La gente viene no solo de Escocia y el resto del Reino Unido, sino de lugares tan lejanos como Estados Unidos, Dubái, Malta, Irlanda y los Países Bajos.

El tratamiento no es barato. Pero los seis meses de la rehabilitación de Elphinstone han sido financiados por el Servicio Nacional de Salud británico.

"Creo firmemente que debería existir absolutamente un programa de 12 pasos para la adicción a las criptomonedas".

Steven Elphinstone

Está en su 58º día y sigue un plan basado en el conocido programa de 12 pasos de Alcohólicos Anónimos (AA). El plan se conoce como Modelo Minnesota y se utiliza habitualmente para tratar muchas adicciones.

"Creo firmemente que debería existir sin lugar a dudas un programa de 12 pasos para la adicción a las criptomonedas", dice Elphinstone, que se refiere en broma a Castillo Craig como "Crypto Castle".

Pero sus terapeutas dictan que, antes de abordar sus obsesiones por las criptomonedas, debe progresar con sus problemas de drogas y alcohol.

En 1971 se descubrió petróleo en el Mar del Norte, frente a la costa de las Shetland. En los años setenta, estos yacimientos estaban entre los más productivos del Reino Unido y atrajeron a miles de trabajadores temporales, junto con el padre de Elphinstone. "Soy un bebé de la industria petrolera", dice, y, aludiendo a un historial de alcoholismo en su familia, "una persona con trastornos de adicción generacionales".

Elphinstone se fue de Shetland a Inglaterra, y ganó buen dinero trabajando como minero del túnel en grandes proyectos de transporte subterráneo, lo que le permitió invertir.

Empezó comerciando con acciones y oro, adentrándose en la dark web y el Bitcoin en 2015. Entre contratos de excavación de túneles, se hizo adicto en Tailandia. Pero cuando un trauma personal le afectó y se pasó a la metanfetamina, su espiral de descenso comenzó en serio.

AD

Finalmente, a finales de 2019, y el comienzo del reciente boom de las criptomonedas, Elphinstone se encontró sin trabajo, y de vuelta en las Shetlands.

Steven Elphinstone Castillo Craig
Stephen Elphinstone buscó pistas sobre el movimiento de Bitcoin en la numerología y la tradición vikinga. Imagen: Decrypt

Se obsesionó con encajar patrones, y a menudo se desvía de su narración para señalar el significado numérico de las fechas y los acontecimientos de los precios. "Soy un analista de patrones", dice, mientras hurga en una bolsa de plástico que, según dice, siempre tiene a su lado y que contiene sus artículos básicos de la "zona madre": un periódico, cigarrillos y chocolate.

No le queda ningún Bitcoin, dice; en sus erráticos estados mentales inducidos por las drogas, había garabateado los códigos para acceder a sus wallets de criptomonedas en las paredes de su tráiler, sin hacer las anotaciones pertinentes. Posteriormente, fue desalojado.

Afirma que también escondió en Tailandia un disco duro que contiene códigos para acceder a 20 Bitcoin, y que ahora se ha perdido.

Pero parece alegre por la pérdida, y sigue pensando que podrá resolverlo del todo. Empieza a pintar un futuro en el que está limpio pero se gana la vida como analista, a través de sus gráficas de Bitcoin...

"¡Completamente loco!", interviene Marini, que ha entrado silenciosamente en la sala.

"Vino por las drogas y el alcohol. Y pensó que las criptomonedas eran lo que volvería a hacer", explica después el terapeuta. "[Pero] tenemos que tener mucho cuidado de que las criptomonedas no conduzcan nuevamente a las personas a tratar de escapar de sus dificultades emocionales a través de las drogas y el alcohol".

Lo que más le preocupa a Marini es que todas las historias en los medios se refieren a personas que han ganado dinero: " No se oye nada acerca de las personas que han perdido mucho dinero. La gente está muy avergonzada. Se sienten tan culpables. No quieren hablar al respecto. Se sienten estúpidos".

AD

Una encuesta reciente sobre personas que intentaban dejar de jugar mostró que casi el 40% había pensado en el suicidio y el 33% lo había intentado, y, según Marini, tres veces más personas se suicidan como resultado del juego que por cualquier otra adicción.

Castillo Craig
Castillo Craig se encuentra en las tierras fronterizas de Escocia, a 25 millas de Edimburgo. Imagen: Castillo Craig.

Entonces, ¿qué debería hacer alguien si cree que su comercio de criptomonedas puede estar fuera de control? Dirigirse a algún lugar que trate la adicción al juego, dice Marini. "El problema es que no hay ningún financiamiento para que la gente vaya". Mientras tanto, añade, "los establecimientos de juego ganan miles de millones".

Los intercambios de criptomonedas también ganan bastante.

Una segunda opinión

Pero no todos los terapeutas creen que el juego, las criptomonedas, las drogas y el alcohol estén tan estrechamente relacionados.

"Aunque es, en esencia, una forma de juego, sin embargo, al mismo tiempo no lo es", me dijo por correo electrónico Dylan Kerr, terapeuta de adicciones radicado en Tailandia.

Los clientes de Kerr van desde celebridades con problemas (fue el representante de la banda de rock británica The Libertines mientras estaban de gira) hasta ejecutivos arruinados y operadores de criptomonedas. Muchos de sus clientes viven en el sudeste asiático y en el Reino Unido.

"Un defecto que encuentro actualmente es que muchos terapeutas no están familiarizados con la cultura, no acaban de entender lo que es".

Dylan Kerr

"Algunos de mis clientes en el pasado obtuvieron sus ingresos gracias a las criptomonedas, ellos aún siguen invirtiendo en desarrollar varios software y futuros desarrollos en criptomonedas, lo que por supuesto puede añadir una capa de complicación al asunto", dice.

"Un defecto que encuentro actualmente es que muchos terapeutas no están familiarizados con la cultura, no acaban de entender lo que es", añade.

AD

El comercio de criptomonedas difiere del juego (y del comercio de acciones), explica, debido a características como su disponibilidad 24/7, su volatilidad y la gran cantidad de medios sociales que fortalecen fácilmente las tendencias fuera de control de los adictos.

Después de nuestra conversación, Kerr me pone en contacto con Dan (no es su nombre real), un cliente que vive en Londres, trabaja en TI y perdió todos sus ahorros cuando Bitcoin se desplomó en 2018.

Dan achaca su desgracia a una personalidad adictiva y al error cardinal de los novatos de invertir, obtener grandes ganancias y suponer que el mercado subirá siempre.

"Las redes sociales alimentaron algunas de esas malas decisiones", dice. "Supongo que mi razonamiento se invirtió y la nueva lógica era más como 'estoy perdiendo ganancias que me cambiarán la vida por no colocar mis mejores piezas'", explica por correo electrónico.

Se las arregló para tener las cosas bajo control, pero comenzó a incursionar en el comercio de margen en 2019. Para combatir el aburrimiento y la ansiedad del encierro, también estaba bebiendo más y fumando más hierba. "No jugaba con cantidades tan grandes como antes, sino con apuestas de menor riesgo con apalancamiento —de forma más repetitiva o compulsiva".

Seguidamente, un familiar le aconsejó que buscara ayuda y encontró un consejero privado que le recetó terapia cognitivo-conductual (TCC).

En lugar de etiquetar a una persona como adicta, como hace el programa de 12 pasos, la TCC tiene como objetivo abordar los problemas agobiantes dividiéndolos en partes más pequeñas y dotando a los adictos de estrategias para afrontarlos.

Dan dice que se identifica con esto, ya que "es un poco como una estrategia de comercio exitosa". Pero confiesa que "[es] realmente muy difícil mantenerse al margen del mercado cuando ves los movimientos que hemos visto y las ganancias que ha obtenido la gente. Algunos de los alardes de riqueza que se ven en Twitter—¡vaya!".

AD

Pero, con una ausencia de estadísticas que indiquen la magnitud del problema, la desesperación es menos visible—a menos que se busque en medio de historias de botes vikingos y pérdidas irrecuperables en Castillo Craig.

Stay on top of crypto news, get daily updates in your inbox.