Tips

  • La idea de que los delincuentes utilizan Bitcoin para actividades ilícitas es “exagerada”, según un nuevo informe del ex director de la CIA Michael Morell.
  • Las agencias gubernamentales deberían hacer un mejor uso de la tecnología de Bitcoin como “herramienta forense”, dijo.

La tecnología que hay detrás de Bitcoin es una "ventaja para la vigilancia" y no debería ser rechazada por los gobiernos, sino adoptada, según un ex jefe de la CIA.

Michael Morell, anteriormente fue director  de la CIA, dijo en "Un análisis del uso de Bitcoin en la financiación ilícita" que "la tecnología blockchain es una herramienta forense poderosa pero desaprovechada para que los gobiernos identifiquen actividades ilícitas y lleven a los delincuentes ante la justicia."

El informe, del que son coautores Josh Kirshner y Thomas Schoenberger, fue escrito aparentemente como una defensa de Bitcoin —una respuesta a la creciente "preocupación por las implicaciones financieras ilícitas del ecosistema de las criptomonedas."

Publicado por el recién creado Consejo de Criptomonedas para la Innovación, liderado por Coinbase y Square, entre otros, el informe concluye que el uso delictivo de Bitcoin es "significativamente exagerado": en lugar de ser la moneda elegida por los delincuentes, puede utilizarse para atraparlos.

"En pocas palabras, el análisis de blockchain es una herramienta muy eficaz para la lucha contra el crimen y la recopilación de información", dice el informe.

¿La razón? La tecnología con la que funciona Bitcoin—blockchain—significa que todas las transacciones se registran en un libro de contabilidad público, descentralizado e inmutable.

El seguimiento de las transacciones ilícitas de Bitcoin es, por tanto, más fácil que el de los fondos ilegales que se mueven a través de las fronteras mediante "transacciones bancarias tradicionales" y "mucho más fácil" que intentar seguir el dinero en efectivo, según el informe.

Una fuente del informe fue citada diciendo que "si todos los criminales usaran blockchain, podríamos acabar con la actividad financiera ilícita." Y esto va en contra de la narrativa que las autoridades de Estados Unidos y Europa en este momento, así como los informes recientes de las empresas de rastreo de criptomonedas como Chainalysis. En diciembre de 2020, Chainalysis (que trabaja estrechamente con las fuerzas del orden en todo el mundo) dijo que los mercados de la darknet habían recaudado más que nunca en criptomonedas.

Más recientemente, en febrero, la secretaria del Tesoro de EE.UU., Janet Yellen, expresó su preocupación por el hecho de que Bitcoin se utilizara "a menudo para la financiación ilícita". Y la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, dijo en enero que el Bitcoin se utilizaba para "negocios extraños" y para el blanqueo de dinero.

 

Pero la investigación del ex director de la CIA descubrió que el uso de Bitcoin para la financiación ilícita era "desinformado y no se basaba en datos".

Las monedas de privacidad como Monero, por otro lado, son favorecidas por los delincuentes y "la actividad ilícita como porcentaje del volumen total de transacciones es 'mucho mayor' que en el caso de Bitcoin" con dichos activos digitales, según los resultados.

El informe también señaló que el ex subsecretario del Tesoro para la Financiación del Terrorismo y los Delitos Financieros, Daniel Glaser, dijo este año que la regulación de la criptomoneda en la "forma adecuada" era necesaria para que "las agencias de aplicación de la ley sean capaces de rastrear las transacciones."

Sin embargo, menciona las dificultades que plantean las plataformas de intercambios descentralizados. "Aunque los DEX son responsables de una pequeña parte del volumen total de transacciones de criptomonedas, su naturaleza descentralizada, en su mayoría de código abierto, añade una capa adicional de anonimato y, por lo tanto, ofrece mayores oportunidades para el movimiento de fondos ilícitos", dice el informe.

El informe de Morell concluye que el Bitcoin es señalado porque "la gente suele tener miedo de lo que no entiende".