Según el CEO de Ripple, Brad Garlinghouse, los esfuerzos de su empresa para llegar a un acuerdo con la Comisión de Valores y Bolsa de los Estados Unidos (conocida como la SEC) han sido infructuosos.

En diciembre, la SEC presentó una demanda de 1.300 millones de dólares contra Ripple, Garlinghouse y el cofundador Chris Larsen por su supuesto papel en la venta de XRP.

En un comunicado de prensa, la SEC dijo: "Los demandados no registraron sus ofertas y ventas de XRP o no satisfacen ninguna exención de registro, en violación de las disposiciones de registro de las leyes federales de valores".

Hoy, en un hilo de Twitter, Garlinghouse se refirió al intento de Ripple de resolver el litigio extrajudicialmente, declarando: "No puedo entrar en detalles, pero sé que intentamos -y seguiremos intentando [con] la nueva administración- resolver esto de manera que la comunidad de XRP pueda seguir innovando, se proteja a los consumidores y se preserven los mercados ordenados"

El CEO también intentó responder a las preguntas sobre si Ripple había pagado a las plataformas de intercambio de criptomonedas para que cotizaran XRP, declarando: "Ripple no tiene control sobre dónde cotiza XRP, quién es su propietario, etc.". Eso no fue suficiente para algunos observadores, entre ellos la socia de Anderson Kill, Hailey Lennon, que respondió con un "¿entonces eso es un no? Le pagaron a las exchanges" intentando tener una respuesta más concreta.

Quedan otras preguntas. Y Ripple tendrá la oportunidad de responderlas pronto. Se ha programado una conferencia previa al juicio para el próximo mes. En cuanto a por qué Ripple aún no ha respondido a la Comisión de Valores y Bolsa, Garlinghouse dijo: "¡El proceso legal puede ser lento! Las cosas pueden parecer tranquilas, pero está pasando mucho tras bambalinas. Presentaremos nuestra respuesta inicial dentro de semanas".