Tips

  • Coin Metrics analizó la distribución de la riqueza, la distribución del poder y la cuota de mercado de los intercambios de la cadena de bloques de Bitcoin.
  • Bitcoin tiene usuarios ultra-ricos, pero su suministro se ha distribuido más uniformemente y su poder de hash está disperso entre varios actores principales.
  • Sólo unas pocas bolsas dominan el mercado, entre ellas Coinbase, Huobi, Binance OKEx, pero el mercado no es monopólico, según Coin Metrics.

Todo el modus operandi de Bitcoin es descentralizado. No hay bancos, no hay gobiernos, nada... todo está alojado en una red internacional de ordenadores, sus operadores son anónimos, y cualquiera puede bifurcar el proyecto de código abierto para crear el suyo propio en cualquier momento.

Y en su mayor parte, estos principios se sostienen en la práctica, según la firma de análisis de blockchain Coin Metrics, que hoy ha publicado un informe de investigación sobre el tema. "Bitcoin está significativamente descentralizado en términos de concentración de mineros e intercambio, y su suministro está cada vez más uniformemente disperso", concluyó.

Coin Metrics analizó la blockchain de Bitcoin a través de tres métricas principales: la distribución de la riqueza, la distribución del poder de hash y la cuota de mercado de los intercambios. La idea era ver que tan centralizado o descentralizado era el ecosistema de Bitcoin en términos generales.

¿Tiene Bitcoin un problema de desigualdad de la riqueza?

Lo primero es la desigualdad de la riqueza de Bitcoin. Coin Metrics analizó la presencia de ballenas (usuarios de ultra-ricos) utilizando datos disponibles en la cadena. Encontró que Bitcoin ciertamente tiene ballenas, pero desde que se creó la red en 2008, "su suministro se ha distribuido más uniformemente, con cuentas más pequeñas que comprenden una proporción cada vez mayor del suministro agregado".

Y los pequeños "siguen representando la mayoría de las cuentas" —la mayoría de las direcciones poseen menos de 100 dólares en Bitcoin.

¿Y que tan descentralizado está el Poder en la blockchain de Bitcoin?

Lo siguiente es la distribución del poder. La potencia de hash es una métrica que representa la potencia computacional gastada por los mineros para verificar las transacciones en la cadena de bloques de Bitcoin. Si Bitcoin no estuviera descentralizado en absoluto, entonces sólo unos pocos mineros, o grupos de mineros, dominarían el hash y alguien con más del 51% del poder de hash podría controlar la red y manipular y acreditar carteras con criptomonedas a voluntad.

Pero la minería de Bitcoin es "un ecosistema próspero y distribuido", según Coin Metrics. La energía se dispersa entre varias plataformas de intercambios importantes, entre ellos Binance, OKEx y Huobi, así como varias pools mineras dedicadas.

Pero como su energía es financiada por sus clientes, "Incluso un pool minero racional y bien dotado de recursos podría tener dificultades para coordinar un ataque del 51%, ya que los mineros podrían abandonar el pool si el operador decidiera atacar la red".

¿Existe un monopolio sobre las plataformas de intercambio?

El último vector es el dominio de las exchanges. Dado que la mayoría de la gente usa estas compañías para comprar y vender Bitcoin, las mismas ejercen una enorme influencia en la red. Eso es porque la mayoría de las grandes exchanges son custodiadas, lo que significa que controlan el Bitcoin depositado por sus clientes. "La excesiva centralización entre las bolsas expone al mercado a riesgos sistémicos en caso de insolvencia", dijo Coin Metrics.

Sólo unas pocas bolsas dominan el mercado, entre ellas Coinbase, Huobi, Binance y OKEx, pero el mercado no es monopólico, según Coin Metrics.

Analizando las bolsas monopolísticas que se mantienen sobre el par Bitcoin/Dólar USA usando algo llamado el Índice Herfindahl-Hirschman (HHI), que "aumenta a medida que un mercado se vuelve más monopolístico", Coin Metrics encontró que el "mercado se considera moderadamente consolidado según esta métrica", y no monopolístico.

Aunque Coin Metrics reconoce que su análisis está lejos de ser exhaustivo, cree que su investigación "da motivos para un optimismo cauteloso".