Tips

  • Cryptopia fue hackeada a principios de 2019, perdiendo 30 millones de dólares neozelandeses.
  • Los liquidadores Grant Thornton no pudieron liberar los fondos a las partes afectadas antes de recibir la aclaración de los tribunales.
  • Los tribunales fallaron a favor de los titulares de las cuentas, a quienes se les reembolsarán los saldos de sus cuentas.

Los titulares de cuentas que perdieron dinero en Cryptopia el año pasado acaban de ganar una batalla por el resto de los fondos que se mantienen en el ahora desaparecido intercambio.

La plataforma de intercambio con sede en Nueva Zelanda entró en liquidación en mayo de 2019 tras el robo de 30 millones de dólares neozelandeses (17,85 millones de dólares) en cripto moneda.

Poco después del hack, la empresa de recuperación de activos Grant Thornton fue nombrada liquidadora de los activos de Cryptopia, y recientemente vendió los bienes físicos del intercambio en una subasta en línea. Sin embargo, la empresa no pudo devolver directamente ningún dinero a los inversores antes de que aclarara con los tribunales cómo debían dividirse los fondos entre las partes afectadas.

Como parte del proceso de restitución, los inversores de Cryptopia se separaron en dos categorías: los acreedores que habían invertido directamente dinero en el intercambio, y los titulares de cuentas que simplemente mantenían su dinero en la plataforma.

Los acreedores, incluidos los accionistas y la autoridad fiscal de Nueva Zelanda, la Hacienda Pública, acumulan una suma cerca de 12 millones de dólares (USD), mientras que a los titulares de las cuentas de trading se les deben más de 100 millones de dólares (USD).

Según un documento publicado por los liquidadores el miércoles, un fallo del juez David Gendall en el Tribunal Superior de Christchurch falló a favor de los titulares de la cuenta. Como resultado, los acreedores sólo recibirán alrededor de la mitad de sus acreencias.

Debido a que el intercambio operaba como un fideicomiso manejando las criptodivisas en nombre de los titulares de las cuentas y manteniéndolas en cuentas separadas, el juez Gendall opinó que los activos digitales debían clasificarse como propiedad.

El juez Gendall dijo: "Llego a la conclusión de que las criptodivisas aquí situadas en el intercambio de Cryptopia son una especie de propiedad personal intangible y claramente una cosa identificable de valor. Sin duda son capaces de ser objeto de un fideicomiso".

Aún no está claro quién estaba detrás del robo o cómo lo llevaron a cabo. Sin embargo, el fundador de Cryptopia, Adam Clark, sospecha que fue un trabajo interno diseñado para sabotear la compañía.

"Un hacker de alguna manera sabía dónde estaba todo. Alguien entró con todas las llaves y borró los registros al salir", dijo Adam a Stuff, añadiendo "No se llevaron un dinero irrastreable". No se trataba de gastar el dinero, se trataba de dañar a la compañía. Tenían acceso directo".

La investigación sigue en curso.