La revolución de las blockchain ha conseguido afianzarse en España como uno de los países claves para desarrollar nuevos casos de uso fuera de lo puramente financiero, y el campo logístico y de rastreo de la cadena de suministros está convirtiéndose en uno de los más involucrados con esta tecnología.

Recientemente, el Instituto Tecnológico Metalmecánico, Mueble, Madera, Embalaje y Afines (o Aidimme, según sus siglas) y el Instituto Tecnológico de Informática (ITI) se integraron para crear un proyecto con tecnología blockchain que ofreciera un sistema documental eficiente e incorruptible para ser aplicado en todas las facetas de la cadena de suministros de quienes lo implementen.

El proyecto blockchain tiene por nombre Gestablock y está a su vez cofinanciado por el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE, según sus siglas) con sede en España  y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional FEDER.

La plataforma blockchain de Gestablock tiene dos puntos de enfoque fundamentales: Por un lado busca crear un sistema que optimice los procesos de trazabilidad, mejorando los rastreos y disminuyendo al mínimo las posibilidades de corrupción. Por otra parte, también espera reducir el riesgo de incidencias durante la manipulación de los bienes, permitiendo determinar responsabilidades en cada una de las fases de aprovisionamiento, transito y descarga final de producto.

Aunque mencionan que la información “quedaría garantizada mediante redes como Alastria o Ethereum Quorum” aún no parece haber un consenso respecto a la blockchain que serviría para soportar toda la plataforma. Lo que sí parece probable es que la arquitectura corra en una red con nodos privados o permisionados, por razones estratégicas.

El desarrollo de blockchains privadas con fines empresariales no es un área de desarrollo extraña para España. Aunque Alastria ha jugado un papel importante en esta tecnología, siendo uno de los ejemplos más exitosos, recientemente Telefónica desplegó la mayor blockchain privada del país con tecnología Hyperledger.

La misma podría contar con 8000 nodos potenciales y ya está siendo probada de manera exitosa por varios clientes, entre ellos la Universidad de Girona.