El interés de los grandes actores industriales por el crecimiento de la industria blockchain en América Latina ha ido en aumento durante los últimos años, especialmente desde 2017 con el auge de la usabilidad del Bitcoin en países como Venezuela y Argentina o con el crecimiento exponencial de la industria Fintech en Colombia y Chile.

Recientemente, la firma de investigación de mercado Research and Markets publicó una investigación sobre las oportunidades de crecimiento que tienen las tecnologías de información y comunicación en América Latina. Para la firma, las tecnologías blockchain y la inteligencia artificial serán claves para la industria.

Pero las perspectivas no son solo a Futuro. La blockchain ya juega un papel importante en el presente: “Las soluciones de IA y de cadena de bloques impulsan muchas de las tecnologías y servicios actuales del mercado, y los ingresos generados por ambas soluciones se distribuyen en diferentes líneas de servicios” explicó la firma en un comunicado de prensa.

El marco temporal del reporte comprende el lapso desde el año 2019 hasta  las perspectivas para el 2025. En el estudio se contemplan las alternativas financieras y comerciales que usan esas tecnologías, problemas actuales así como estímulos a los mercados y las oportunidades de crecimiento y tendencias que afectan a los diversos participantes de las cadenas industriales y comerciales.

El interés en América Latina no es nuevo, exactamente un año atrás, Deloitte publicó un estudio similar enfocado exclusivamente en Brasil, y aunque no se enfocaron en el crecimiento de la industria blockchain, sí encontraron un crecimiento considerable en prácticamente todos los eslabones de la industria con los que los desarrollos en blockchain juegan un papel transversal.

Según el estudio, los "ejes de transformación digital" priorizados por el gobierno de Brasil son la conomía de datos, un mundo de dispositivos interconectados, nuevos modelos de negocios, y el eje de gobierno/ciudadanía. Las tecnologías blockchain pueden mejorar cada uno de estos ejes (y de hecho ya se han hecho avances importantes, incluso con el apoyo de organismos multilaterales como la UNICEF).

El año 2020 se perfila como muy positivo para el crecimiento del ecosistema de criptomonedas, pero también parece que aquellos que predican la máxima de "blockchain sí, criptos no" tienen motivos suficientes para emocionarse.