Chris Larsen, el multimillonario cofundador de Ripple, alborotó el martes el mundo de las criptomonedas con un llamamiento para que Bitcoin reduzca su impacto medioambiental. Se ha asociado con Greenpeace y el Sierra Club y ha financiado una campaña de 5 millones de dólares llamada "Cambia el código, no el clima" que llamará la atención sobre el uso de energía de Bitcoin.

El objetivo declarado de la campaña es persuadir al grupo disperso de personas que mantienen la red Bitcoin para que sustituya su proceso de minería, que consume mucha energía, por un sistema de "prueba de participación" que requiere mucha menos electricidad y que es utilizado por otras blockchains.

Aunque Larsen presenta su campaña como un momento potencialmente positivo, la reacción de muchos miembros de la comunidad de criptomonedas ha sido salvaje. Los bitcoiners, en particular -ya sensibles a que su industria sea injustamente señalada o sujeta a desinformación- se apresuraron a denunciar la propuesta de Larsen, incluido el veterano experto en criptomonedas Nic Carter, que respondió con un meme de "El Gladiador" con el pulgar hacia abajo.

AD

Mientras tanto, el colorido fundador de la firma de investigación de criptomonedas Messari, Ryan Selkis, criticó la campaña de Larsen como poco sincera, sugiriendo que su verdadera motivación era promover la moneda nativa XRP de Ripple. En un tuit, Selkis llamó a Larsen un "Judas" por hacer miles de millones en los mercados de criptomonedas pero luego hablar mal de Bitcoin.

Jameson Lopp, una prominente personalidad de Bitcoin, también cuestionó la sinceridad de la campaña de Larsen, señalando que no había presentado una propuesta en el sitio Github, que la gente ha utilizado para sugerir e implementar cambios en el código de Bitcoin.

AD

Una fuente más sorprendente de rechazo vino del Coin Center, un grupo de investigación y defensa de las criptomonedas en Washington, D.C., que normalmente se mantiene al margen de las disputas entre criptomonedas. El director de comunicaciones del grupo, Neeraj Agrawal, utilizó su influyente cuenta de Twitter para cuestionar los motivos de Larsen.

Por su parte, el director ejecutivo de Coin Center, Jerry Brito, señaló que la campaña de Larsen se basaba en persuadir a 50 mineros y desarrolladores para que cambiaran el código de Bitcoin, una premisa que la historia sugiere que podría ser totalmente irreal.

Eric Voorhees, fundador de la empresa de criptomonedas ShapeShift y una figura influyente de los primeros días de Bitcoin, también sugirió que el llamamiento de Larsen para cambiar el código era poco práctico y estaba condenado al fracaso. Aunque en principio no tiene reparos con respecto a la "prueba de participación", señaló que aquellos que serían esenciales para realizar el cambio -los aficionados a Bitcoin de toda la vida- no querrían participar en él.

Sin embargo, la oposición no es universal. Anatoly Yakovenko, cofundador de otra blockchain rival, Solana, respondió a las objeciones de Muneeb Ali -otro influyente Bitcoiner- señalando que ninguna blockchain requiere la minería, también conocida como prueba de trabajo (POW), para tener éxito.

AD

Sin embargo, Yakovenko parecía estar en una pequeña minoría, especialmente cuando los aficionados al Bitcoin se apilaron con críticas a la propuesta de Larsen. Muchos de ellos respondieron con memes -el método de comunicación por excelencia de las criptomonedas- para acusar a Ripple y a Larsen de difundir "FUD" (miedo, incertidumbre, duda).

Larsen, por su parte, parecía anticiparse a que su propuesta fuera recibida con hostilidad, disculpándose con el equipo de comunicación de Ripple por los dolores de cabeza que pudiera crearles.

A fin de cuentas, el feroz rechazo de la propuesta de Larsen por parte de los Bitcoiners sugiere que la petición de un cambio a la prueba de participación no supondría absolutamente ningún cambio, aparte de ahondar la brecha entre los partidarios de Ripple y de Bitcoin.

Stay on top of crypto news, get daily updates in your inbox.