El Banco Central Europeo dijo hoy que el término "stablecoin" puede ser "confuso, incluso engañoso". Eso se debe a que hay diferentes tipos de stablecoins, dijo el banco, que utilizan diferentes métodos de estabilidad para mantener su precio. Además, estas criptomonedas son vulnerables a ataques, y su adopción generalizada podría quebrar los mercados mundiales, escribió su Grupo de Trabajo sobre Criptoactivos en un documento, publicado hoy.

Los investigadores del Banco Central Europeo identificaron tres tipos de stablecoins. En primer lugar están las stablecoins como Tether: cripto-simulacros de equivalentes fiat que permiten comerciar con dólares americanos sin salir del criptoecosistema. Luego están los stablecoins que se usan para reemplazar las monedas fiduciarias, como los euros o dólares digitales. Y, por último, están las stablecoins que se utilizan como almacenes alternativos de valores (es decir, manteniendo a Tether como almacén de valor para el dólar americano).

Pero el segundo tipo -esta idea del euro digital, y la que está contemplando el BCE- podría "dar lugar a riesgos para la estabilidad financiera" si su uso se generalizara y su integración en los mercados financieros se enredara de forma irreparable.

"Riesgos para la estabilidad financiera" no suena nada estable.

Esto, afirma el BCE, podría ocurrir debido a una "carrera de liquidez". La idea es la siguiente: poner algunos euros regulares, fiat, como garantía de algunos euros digitales, cripto-euro (a la Tether). Si sus poseedores creyeran que el euro real perdería su valor, entonces la gente canjearía sus criptoeuros por los euros reales y arrojaría los verdaderos al mercado.

"En estos casos, la liquidación de los activos para cubrir los reembolsos podría tener efectos de contagio negativos en el sistema financiero", dijeron los investigadores en el informe. Los stablecoins generalizados, como el Tether o el USDC, también podrían causar un riesgo sistémico, dado que es propenso a la manipulación, entre otras cosas.

Y si un stablecoin se convirtiera en un almacén de valor alternativo, lo que el BCE considera "menos plausible", esto reduciría la capacidad de un banco central para intervenir en los mercados a través de la política monetaria.

Dicho de otra manera: el Banco Central Europeo cree que los stablecoins, en general, podrían tener amplios impactos negativos en la economía.

El banco también cree que el nebuloso término debe ser abandonado por completo: "A medida que se establezcan los principios regulatorios y se definan los enfoques, el término 'stablecoin' debería ser sustituido por una elección de terminología para alejar el énfasis de la promesa de estabilidad del emisor".