En Resumen

  • William J. Luther explica que el Petro permite dinamizar la economía venezolana al saltar las sanciones internacionales.
  • Sin embargo, Luther considera que el Petro también puede ser una herramienta para que el gobierno venezolano controle y supervise las operaciones financieras de su pueblo.
  • Algunos expertos consideran que el control sobre el Petro no es distinto al que ejercen todos los gobiernos sobre la banca tradicional.

El uso del Petro podría convertirse en una suerte de espada de Damocles para los venezolanos, cuya realidad financiera no cambiaría sino que a lo sumo podría simplificarse pero  a costa de fortalecer un régimen autoritario. Al menos esta es la conclusión que William J. Luther, director del Proyecto Sound Money del Instituto Americano de Investigaciones Económicas (AIER), reflejó en un artículo publicado el 20 de febrero en la página web oficial del Instituto.

El conocido investigador explica que si bien el Petro puede ayudar a dinamizar la economía venezolana a nivel externo, internamente la esfera microeconómica venezolana es la que sufriría realmente las consecuencias.

Luther considera que una digitalización de la moneda haría mas fácil la transmisión de dinero, pero podría limitar el financiamiento a la actividad política opositora ya que el gobierno tendría un control en tiempo real de los movimientos financieros que se realizan en el país

“Si la Superintendencia Nacional de Defensa de los Derechos Socio-Económicos tiene éxito en presionar a las tiendas para que acepten Petros, le serviría bien al régimen de Maduro. Al facilitar la evasión de las sanciones, el Petro permite al gobierno recuperar parte de los ingresos petroleros perdidos. Al facilitar la supervisión de las transacciones nacionales, el Petro ayuda a los esfuerzos para erradicar la oposición política. Y, al reducir la necesidad de imprimir tantos billetes nuevos durante los períodos de hiperinflación, el Petro reduce la probabilidad y la magnitud de la escasez de efectivo.” Concluyó Luther en su análisis.

Petro: Una lupa masiva para los venezolanos?

La tesis de que el gobierno nacional creó el Petro como una forma de evadir las sanciones unilaterales impuestas por el gobierno norteamericano contra el pueblo de Venezuela, parece ser la explicación mas racional y difundida en la esfera geopolítica, sin embargo, el hecho de que el gobierno venezolano aspire a convertirse en el “Gran Hermano” de una distópica sociedad venezolana es un tema que ha acalorado los debates en la comunidad —sobre todo luego de que el gobierno retirara el soporte a una primera wallet APK que permitía el uso de esta criptomoneda sin necesidad de cumplir con un requisito de KYC.

Al facilitar la supervisión de las transacciones nacionales, el Petro ayuda a los esfuerzos para erradicar la oposición política.

William Luther

Actualmente, la única forma de usar Petros es a través de una web wallet oficial que soporta Petro, Bitcoin, Litecoin y Dash además de servir como pasarela de pagos. La dirección asociada la identificación del usuario es estática, lo que permite un monitoreo constante de todas las transacciones realizadas por cada persona, que ya en diciembre sumaron 1.2 millones de movimientos en pocos días.

¿Es la PetroWallet una herramienta de vigilancia financiera o una forma de diversificar las opciones de pago en Venezuela? Imagen: Decrypt

Sin embargo, no todos comparten la posición de Luther —o al menos la forma como se está vendiendo la idea. Uno de sus detractores es Carlos Gil, CEO de PetroShop Venezuela, quien día a día observa como se dan transacciones, ventas y trades en Petros a través de su grupo de Telegram que al momento de redactar el artículo suma casi cinco mil miembros activos.

“Con el Petro tienes la misma privacidad que cuando te registras por ejemplo en Binance, Coinbase, etc. Todas te piden KYC ya que es una regulación internacional para controlar crímenes de lavado de dinero o financiamiento al terrorismo” compartió en una conversación con Decrypt, “pienso que la privacidad de cada persona está en peligro mucho más con las redes sociales como Facebook que son herramientas de control y vigilancia norteamericana”.

Pero, ¿por qué eliminar la wallet APK independiente?, Aníbal Garrido —un experto en trading de criptomonedas y profesor del diplomado que en esta materia ofrece la Universidad de Carabobo— considera que la razon podría ser meramente de estrategia política.

"Se le ha dado una gran importancia al desarrollo de la plataforma Patria (una plataforma de distribución de beneficios sociales) en vez de al desarrollo de la App Petro (la wallet móvil independiente), cosa que resulta totalmente ambigua dado que lo que se quiere es impulsar un proyecto de naturaleza criptográfica y el uso de la blockchain como mecanismo para poder validar las transacciones ... pero no, se prefiere utilizar la "caja negra" de la plataforma Patria, la cual en absoluto tiene parecido con una plataforma blockchain" explicó a Decrypt.

La plataforma Patria permite enviar, comprar y vender Petros, así como llevar un control del estatus socioeconómico de cada persona. Imagen: Decrypt

Garrido piensa que esta podría ser la razon detrás de los problemas de compatibilidad entre la plataforma Patria y la plataforma del Petro al momento de realizar envíos de tokens entre ambas.

Explica que no hay por qué alarmarse frente a las afirmaciones del artículo de Luther. "Son dos conceptos [pero] una misma idea. El hecho de que el Petro sea conceptuado por un gobierno, implica un carácter central per se, por lo que el tema de la privacidad queda completamente descartado" comentó "pero en contraposición a ello, es una vía que utiliza el aparato gubernamental con el propósito de esquivar las sanciones económicas y consecuentemente obtener una fácil obtención de liquidez, un nivel de transaccionalidad rápido a nivel internacional y en general todas las ventajas de las criptomonedas al momento de movilizar el dinero".

¿Viola el Petro el Derecho a la Privacidad?

Ciertamente, los requisitos de control y políticas anti lavado de dinero implican que todo estado puede exigir información detallada a los bancos sobre su cartera de clientes y las operaciones realizadas.

De hecho, la banca tiene la capacidad de retener, reversar, corregir y reportar transacciones bancarias en caso de sospechar o detectar irregularidades.

Pero, al obligar al venezolano a usar Petros en caso de una suerte de sustitución del efectivo venezolano por una criptomoneda, la posibilidad de elección queda en vilo, y los venezolanos no podrían decidir si hacen o no ese cambio de privacidad por conveniencia.

¿No violaría esta acción el derecho a la privacidad que constitucionalmente y por tratados internacionales tienen los venezolanos?. Ernesto Portillo, miembro de la asociación venezolana Criptojuris piensa que no: “Yo soy de la tesis que el Petro cumple con la legalidad, a diferencia de los abogados del IESA…  Muchos abogados no entienden que estamos en un cambio de paradigmas. Son los pueblos, las sociedades que han elegido históricamente sus medios de pago. Cada vez que hay cambios tecnológicos cambia el medio de pago.” Compartió con Decrypt

Portillo explica que los venezolanos nunca han estado exentos del control sobre sus transacciones. Sobre la preocupación de una posible perdida de privacidad, el experto jurista mira esta conducta como "un absurdo" ya que "los bancos tienen una obligación de tener un registro de todas las transacciones y están obligado a entregar la información cada vez que lo requieran las instituciones del Estado".

Para el abogado, "el Petro nace más como una forma de liberarse de las sanciones, no para controlar las transacciones.”

Sin embargo, también existen quienes no están dispuestos a ceder terreno al Petro. El trader de criptomonedas Ernesto Ochoa comartió con Decrypt sus impresiones: “Para usar bitcoins a través de la PetroApp, prefiero mil veces usarlos con mi propia wallet donde yo soy dueño de mis keys. Ya en Venezuela dudo mucho que alguien vea como buena idea el tener dinero en el banco".

Ochoa resalta que en Venezuela hay una predilección por el efectivo —bien sea dólares o bolívares— y considera que "darle control al gobierno sobre nuestros fondos me parece tan estúpido como dárselo a un banco, y más si estamos hablando de gobiernos tan autoritarios como Venezuela o incluso los Estados Unidos donde cualquier cosa que hagas debe estar alineada con su ideología”.

A fin de cuentas, este debate podría no ser mas que un simple globo de aire caliente. Considerando que el salario mínimo de Venezuela es inferior al umbral de pobreza internacional según la Organización de las Naciones Unidas, tal vez la supervisión bancaria sea el menor de los problemas para los venezolanos, ya que posiblemene no haya nada interesante que supervisar.