El presidente de la Reserva Federal de los EE.UU. puede ver futuro en las monedas digitales del banco central, pero su colega de la Reserva Federal de Minneapolis no es amigo de las criptomonedas.

En un evento en Montana el martes, el presidente de la Reserva Federal de Minneapolis, Neel Kashkari, comparó las criptodivisas con una "pila de basura gigante".

"Sólo el gobierno de los EE.UU. tiene la autoridad para crear dólares. Esa escasez es en parte lo que los hace valiosos. En el mundo de las monedas virtuales [y] la criptomonedas, hay miles de estas monedas de basura por ahí", dijo Kashkari.

Dijo que la gente ha sido " despellejada por decenas de miles de millones de dólares", y elogió a la SEC por "involucrarse en la persecución de esto". Kashkari admitió que algo útil podría surgir en cinco o 10 años, pero "hasta ahora, todo lo que está surgiendo es basura ardiente", y que "la gente está siendo timada por tonterías".

En parte, Kashkari tiene razón: se han perdido grandes cantidades de dinero en fraudes y estafas. Pero Bitcoin también ha conseguido que los inversores ganen cientos de miles de millones: El mercado de Bitcoin supera los 170.000 millones de dólares, por ejemplo. Y grandes compañías, como IBM, JP Morgan y Facebook, están invirtiendo en tecnología blockchain.

Al mismo tiempo que los comentarios de Kashkari, la Reserva Federal de los Estados Unidos está trabajando en la emisión de su propia moneda digital del banco central.

En un evento en la escuela de negocios de la Universidad de Stanford la semana pasada, Lael Brainard, un gobernador de la Fed, dijo que el banco está "llevando a cabo la investigación y la experimentación relacionada con las tecnologías de libro mayor distribuido y su caso de uso potencial para las monedas digitales, incluyendo el potencial para un CBDC".

Y ayer mismo, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo que compartía los objetivos de Brainard. "Sentimos que es nuestra obligación, la tecnología lo ha hecho posible. Creo que nos corresponde a nosotros y a otros bancos centrales entender los costos y beneficios y las compensaciones asociadas con una posible moneda digital", aseguró.