El presupuesto de 4.800 millones de dólares de Trump para el año fiscal 2021 busca trasladar el servicio secreto al departamento de tesorería en parte para ayudar a combatir los crímenes asociados con criptomonedas.

Publicado el lunes, los detalles del presupuesto de 2021 planean reforzar el control del Departamento del Tesoro sobre las criptomonedas.

El Servicio Secreto ayudará al tesoro en los esfuerzos para detener la financiación del terrorismo, el abuso de los derechos humanos y los delitos financieros.

En el informe se afirma que "los avances tecnológicos de los últimos decenios, como las criptodivisas y la creciente interconexión del mercado financiero internacional, han dado lugar a organizaciones delictivas más complejas y han revelado vínculos más fuertes entre los delitos financieros y electrónicos y la financiación de terroristas y agentes estatales deshonestos".

"El Presupuesto propone una legislación para devolver el Servicio Secreto de los EE.UU. al Tesoro para crear nuevas eficiencias en la investigación de estos crímenes y preparar a la Nación para enfrentar las amenazas del mañana."

Esta reorganización marca un regreso formal para el servicio secreto. La agencia se estableció por primera vez dentro del tesoro en 1865 y su tarea era prevenir la entonces extendida falsificación de la moneda estadounidense.

Ahora, con el surgimiento de una ruta más especializada para la financiación criminal, la propuesta apunta a traer el servicio de vuelta a sus raíces.