El hype de las tecnologías blockchain del 2017 parece haber renacido en el 2020, pero esta vez con mas fuerza y credibilidad. Cada día aparecen nuevos casos de uso para las tecnologías blockchain, pasando de lo meramente teórico a aplicaciones de la vida real potencialmente masivas, y IOTA se mantiene en la mira de varios desarrolladores influyentes a nivel global.

El 5 de febrero de 2020, la alcaldía de Trondheim en Noruega anunció una cooperación con la Fundación IOTA y otras 8 compañías para utilizar la tecnología blockchain en el desarrollo de la propuesta de “ciudades inteligentes”

Es importante destacar que la ciudad de Trondheim fue reconocida por la Organización de las Naciones Unidas como un centro para el desarrollo sustentable, y una de las iniciativas de IOTA, el +CityxChange fue formalmente aceptado por la Comisión Europea como un proyecto del tópico “Ciudades y Comunidades Inteligentes” del programa Horizonte 2020.

La idea del uso de la tecnología de IOTA para desarrollar una ciudad inteligente pasa por una interconexión masiva de dispositivos IoT (Internet de las Cosas). Esto permitiría una automatización impresionante de procesos que van desde la reposición de detergente para una lavadora hasta el pago automático de impuestos o distribución eficiente de energía eléctrica por redes inteligentes.

Por supuesto, el equipo de IOTA está orgulloso de esta nueva alianza. En declaraciones recogidas por el blog oficial de la blockchain, Wilfried Pimenta, Director de Desarrollo de Negocios de la Fundación IOTA  dijo: “estamos encantados de ampliar nuestra cooperación con Trondheim para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sustentable de la ONU … El equipo de la IOTA está ansioso por ampliar su ecosistema asociado, hacer que la innovación sostenible suceda y replicar las mejores prácticas en Noruega e internacionalmente".

El ecosistema IOTA ha tenido un comportamiento destacable este último mes, no solo a nivel tecnológico sino a nivel de mercado. Durante enero, la criptomoneda propia del proyecto se revalorizó casi un 100%, pasando de unos 0.16 dólares a un pico de más de 0.38 dólares el 3 de febrero.

Así mismo se han reportado otras iniciativas favorables para el crecimiento del ecosistema, como las menciones y patentes de Hewlett Packard o la iniciativa Trive.Park para la reserva de puestos de estacionamiento en Braunschweig, Alemania.

Así que hodlers, especuladores, desarrolladores y usuarios tienen motivos para compartir su alegría, comenzando un buen año que contrasta con el pesimismo de 2019.