La batalla legal de Virgil Griffith —un desarrollador que hasta finales de 2019 solía trabajar para la Fundación Ethereum— se hace cada vez más dura. El informático ha sido formalmente acusado por cargos de conspiración para violar la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional.

El documento judicial, fechado 7 de enero de 2020 y presentado por el Gran Jurado del Distrito Sur de Nueva York asegura que tanto Griffith como otros acusados habían conspirado con la República Democrática de Corea (conocida comúnmente como Corea del Norte) para desarrollar formas de financiamiento sin permiso del gobierno de Estados Unidos.

La acusación surge luego de que Virgil Griffith asistiera a un evento en Corea del Norte para explicar el funcionamiento de Ethereum y su capacidad de procesar Smart-contracts.

Corea del Norte sufre un conjunto de sanciones impuestas por el gobierno de Estados Unidos las cuales han afectado profundamente la economía del país, reduciendo la influencia geopolítica del gobierno e indirectamente la calidad de vida de los habitantes de dicho país al impedirles realizar compras recibir remesas del extranjero.

"A pesar de recibir advertencias de que no fuera, Griffith supuestamente viajó a uno de los principales adversarios de Estados Unidos, Corea del Norte, donde enseñó a su público a utilizar la tecnología blockchain para evadir las sanciones" aseguró John Demers, un asistente del fiscal general para la seguridad nacional, con motivo de la detención de Griffith.

En caso de prosperar la acusación, el otrora jefe de proyectos especiales de la Fundación Ethereum estaría enfrentando una pena de hasta 20 años de cárcel. La Fiscalía también busca la confiscación de bienes obtenidos producto de su aparición en el evento organizado por Corea del Norte.

El caso de Virgil Griffith abrió el debate en la comunidad cripto

El caso de Virgil Griffith ha despertado polémica en la comunidad generando reacciones heterogéneas por parte de importantes figuras, sin embargo, las muestras de apoyo hacia el programador norteamericano no tardaron en llegar.

Vitalik Buterin, cocreador de Ethereum expresó su solidaridad con Virgil, expresando que su participación se limitó a explicar una información que es del dominio público y disponible abiertamente en internet.

Por su parte, otros influencers como Lefteris Karapetsas —desarrollador de Ethereum— expresaron que Griffith sabía en el problema que se estaba metiendo al asistir a un foro sobre el cual el gobierno americano le había advertido que no tenía permitido ir.

Sin embargo, las autoridades norteamericanas han demostrado que no importa la solidaridad ni las opiniones de una comunidad. Cuando se trata de dar un ejemplo y un buen escarmiento, la justicia es ciega.

Y quien no lo crea, pregúntele a Ross Ulbricht.