Los tokens no fungibles (NFTs) son, en definitiva, una forma de medio digital. Y al igual que otros medios digitales—desde las palabras escritas en los artículos de Decrypt hasta los vídeos de YouTube y la música en streaming—los NFT, en su forma más básica, consisten en datos formados por los número 1 y 0.

AD

Esto es importante porque todo lo relacionado con NFT—desde el contrato inteligente en el que vive hasta la URL que utilizas para verla y la propia imagen—se reduce en última instancia a 1s y 0s que se almacenan en un ordenador.

Sin embargo, no todas las técnicas de almacenamiento de NFT son iguales. De hecho, algunos propietarios de NFT pueden no poseer mucho más que una URL o un ID de token. Así que vale la pena tomarse el tiempo necesario para entender cómo funciona el almacenamiento de NFT antes de pensar en comprar o hacer una NFT.

Antes de entrar en materia, veamos algunos conceptos básicos:

  • 🖥️ Servidores—Un servidor es un ordenador, como el que está leyendo este artículo. Sin embargo, a diferencia del ordenador en el que estás leyendo esto, los servidores son excepcionalmente potentes y pueden ejecutar muchos programas diferentes simultáneamente. En su origen, los NFT viven y se almacenan en los servidores.
  • 🖧 Alojamiento o Hosting—La gran mayoría de la gente no tiene sus propios servidores, por lo que, se den cuenta o no, dependen de otra persona para que les proporcione ese servicio. El alojamiento se refiere a un conjunto de servicios, incluido el almacenamiento, que suelen ejecutarse en servidores. Todos los NFT están alojados en algún lugar.
  • 💽 Metadata—Los metadatos son datos que describen otros datos. Los metadatos ayudan a los servidores a encontrar, procesar y almacenar los datos de forma más eficiente. Los metadatos de un NFT describen características como (para un NFT de PFP) su nombre, color, tamaño, forma, tipo de sombrero, tipo de gafas, etc.
  • #️⃣ Hash—Un hash es una función criptográfica que, dada una entrada, produce siempre la misma salida. Un hash se utiliza normalmente para codificar y una gran cantidad de información de manera verificable y eficiente. Un NFT y todos sus metadatos pueden ser almacenados en un solo hash. Para tener una experiencia práctica con el hash, echa un vistazo a este generador de hash.
  • 📝 Contrato inteligente o Smart Contract—Los contratos inteligentes son instrucciones codificadas que viven en una cadena de bloques. Son los bloques de construcción de las aplicaciones descentralizadas (dapps), incluyendo la mayoría de los NFT. Las reglas de acuñación e intercambio de NFT se encuentran en los contratos inteligentes.

Almacenamiento en la cadena vs. fuera de la cadena

Almacenar un NFT en la cadena significa que todo el NFT—la imagen y todos sus metadatos—existe en una blockchain. Por el contrario, los NFT almacenados fuera de la cadena significan que una parte o la mayor parte del NFT se almacena fuera de la cadena de bloques.

El almacenamiento en la cadena puede ser preferible porque significa que los usuarios pueden verificar todas las facetas del NFT. Sin embargo, muy pocos proyectos de NFT optan por este método de almacenamiento.

Un ejemplo de ello es Autoglyphs. La razón es simple—las imágenes JPEG contienen muchos datos, especialmente cuando esas imágenes existen en colecciones del orden de miles o decenas de miles.

Como resultado, la mayoría de los proyectos de NFT optan por almacenar las imágenes reales fuera de la cadena. Muchos proyectos NFT muy conocidos, como CryptoPunks y Bored Ape Yacht Club, optan por el almacenamiento fuera de la cadena.

Alojamiento centralizado o descentralizado

En el caso del almacenamiento fuera de la cadena, el contrato inteligente del NFT contiene información que apunta a alguna ubicación fuera de la cadena donde se almacena la imagen JPEG del NFT real. A menudo, la imagen NFT y sus metadatos se almacenan en un hash.

AD

Este hash se utiliza para apuntar a un proveedor de alojamiento centralizado o descentralizado.

Algunos ejemplos de proveedores de alojamiento centralizado son Amazon y Google. Los proveedores de alojamiento centralizado gestionan servidores que almacenan los 1s y 0s que componen el NFT.

El riesgo de los proveedores de alojamiento centralizado es que (aunque es poco probable) podrían cerrar en cualquier momento y el NFT del propietario se perdería. Lo único que le quedaría al propietario es, en algunos casos, un simple hash que existe en un contrato inteligente.

Por ello, muchos proyectos optan por utilizar soluciones descentralizadas para alojar sus NFT. La solución más habitual es alojar los datos de las NFT en el Sistema de Archivos Interplanetarios (IPFS). El IPFS es una red distribuida entre pares en la que los archivos se almacenan en múltiples nodos, lo que los hace resistentes a puntos únicos de fallo, como los problemas del servidor.

Aunque los NFT almacenados en IPFS no están técnicamente almacenados en la cadena, son teóricamente más seguros porque IPFS es resistente a la censura; ninguna entidad tiene el poder de cerrarlo.

Stay on top of crypto news, get daily updates in your inbox.